Sado Island Sado Island

NIIGATA Isla de Sado Minas de oro, eventos insólitos, teatro y tambores taiko en una isla que un día fue tierra de exiliados

Minas de oro, eventos insólitos, teatro y tambores taiko en una isla que un día fue tierra de exiliados

La isla de Sado, a dos horas en barco de la ciudad más cercana de la costa de Niigata, fue en su día lugar de exilio de políticos e intelectuales contrarios al régimen debido a su lejanía. Sin embargo, con el descubrimiento del oro a principios del siglo XVIII, el destino de esta aletargada isla dio un giro radical.

Hoy en día, Sado es un gran retiro isleño famoso por su relación con el dinámico grupo de tambores Kodo y la Celebración de la Tierra, un evento anual centrado en la percusión, la humanidad, la naturaleza y la cultura japonesa. Otras atracciones populares de la isla son su onsen, el galardonado sake elaborado a base de arroz local o la práctica de actividades como el ciclismo, la acampada, los deportes acuáticos o incluso el bateo de oro.

No te pierdas

  • El pez limón frito, el plato más típico de la zona
  • El bateo de oro en el parque de Nishimikawa
  • Un recorrido en coche por la ruta que atraviesa el horizonte de Osado

Cómo llegar

A la isla de Sado solo se puede llegar en ferri.

La línea Sado Kisen sale de tres lugares diferentes. Sin embargo, algunos ferris no circulan todo el año. La ruta Niigata-Ryotsu ofrece un servicio de hidroala para pasajeros y uno de ferri para coches. El ferri tarda más del doble en llegar hasta la isla que el hidroala, pero cuesta menos de la mitad y ofrece un mínimo de diez trayectos diarios, por lo que suele ser el medio de transporte más solicitado.

Las rutas Naoetsu-Ogi y Teradomari-Akadomari solo funcionan durante la temporada alta y su acceso, en el puerto principal de la ciudad de Niigata, resulta más complicado.

Datos breves

Hasta principios del siglo XVIII, esta isla se utilizó como lugar de destierro de enemigos políticos e intelectuales, como Zeami y Nichiren

Kodo, el grupo de taiko conocido mundialmente, es originario de la isla

La isla de Sado es famosa por ser uno de los hábitats naturales del ibis crestado japonés, una especie en peligro de extinción

Una escapada insular menos conocida

Sado cuenta con playas pintorescas, terrazas de arrozales y serpenteantes carreteras montañosas, lo que la convierte en un destino ideal para la práctica del senderismo y la natación. La mejor forma de recorrer la isla y descubrir esta vertiente escarpada poco conocida de Japón es conduciendo por sus rutas panorámicas.

Aunque se puede ir a Sado a pasar el día, alojarse en una de las muchas posadas tradicionales ryokan es una experiencia de lo más gratificante. Quédate a pasar la noche y tendrás tiempo de relajarte en un baño termal y disfrutar de platos típicos caseros cocinados con el famoso arroz de Niigata.

El arte de la cultura arrocera

Niigata es famosa en todo Japón por su delicioso arroz y sus hermosos cultivos en terrazas, y Sado, con sus icónicos arrozales de Iwakubi Shoryu, no es una excepción.

Dondequiera que vayas en la isla, podrás degustar un plato de arroz de Niigata acompañado de un vaso de sake local, sobre todo si decides pernoctar en una de las posadas ryokan tradicionales. Si deseas probar el galardonado sake original de la isla, visita la destilería Hokusetsu, donde podrás saborear esta bebida en una sala de música diseñada para que el proceso de elaboración se lleve a cabo de la manera más apacible posible.

Embárcate en una travesía marítima a bordo de un barreño

La isla de Sado es famosa por sus aguas cristalinas y costas rocosas, y una de las maneras más interesantes de descubrirlas es a bordo de un tarai bune, un bote de madera en forma de barreño. Si quieres disfrutar de esta aventura, dirígete a Ogi, en el extremo sur de la isla, y disfruta de un breve paseo a bordo de una de estas embarcaciones dirigida por un local vestido con un atuendo auténtico de época.

Rinde homenaje a la Tierra

El evento más significativo de la isla de Sado es la Celebración de la Tierra , un festival anual que reúne, cada mes de agosto, a multitud de personas en la pequeña población de Ogi. Este festival, creado y organizado por Kodo, el grupo de taiko originario de la isla y famoso en el mundo entero por su estremecedora forma de interpretar la percusión tradicional japonesa

y su capacidad para sobrepasar los límites en cada actuación, está dedicado a la unidad mundial y acoge a artistas invitados de todo el mundo. Si buscas un festival de música japonés único en su especie, no te puedes perder este.

Diviértete al ritmo de los tambores

Empápate de la cultura tradicional participando en una sesión de percusión en el Centro de Taiko de la Isla de Sado , donde podrás contemplar gigantescos tambores hechos con madera de zelkova y piel de vaca, a solo un minuto de una aldea conocida como Kodo Village, el centro de operaciones del grupo de taiko famoso en todo el mundo. Puedes ver tocar a los profesionales e incluso aprender algunos ritmos estremecedores.

El hogar de los pájaros

La isla de Sado cuenta con una fauna tan exclusiva como fascinante. Es más, conserva un importante hábitat natural de toki o ibis crestados japoneses, una especie que estuvo a punto de extinguirse, ya que sus plumas se utilizaban para elaborar los tradicionales futones japoneses. Sin embargo, los recientes esfuerzos de rehabilitación están dando sus frutos y la población está aumentando.

Si bien es posible avistar estas aves en plena naturaleza en la isla de Sado, el mejor lugar para contemplarlas y conocer más sobre la especie es el parque forestal de Toki .

La playa de las tortugas

En el extremo norte de la isla se encuentra Futatsugame, una playa de arena con un islote cuya forma dicen que se asemeja a dos tortugas. Pasa una tarde aquí y relájate en las aguas más cristalinas de la isla de Sado, consideradas como uno de los 100 mejores lugares de Japón para bañarse en el mar. Además, hay un hermoso sendero por el que podrás caminar hasta los acantilados y disfrutar de unas espectaculares vistas al mar.

Rutas de carretera panorámicas

Conducir es la mejor manera de ver todo lo que Sado ofrece, y dar una vuelta por la ruta que recorre el horizonte de Osado es una experiencia que no te deberías perder. Desde esta serpenteante carretera montañosa, que llega hasta la mina de oro Sado Kinzan, podrás contemplar unas vistas panorámicas de toda la isla y el mar.

Bateo de oro

La mina del oro Sado Kinzan y el parque de oro Nishimikawa se encuentran en la costa oeste de la isla. Los visitantes podrán batear oro y conocer el pasado minero de la isla, que es precisamente lo que llamó la atención del shogun, que la sometió a su control directo.

Patrimonio insular

Konponji y Myoshoji eran los templos en los que vivió Nichiren (1222-1282), un famoso reformador budista exiliado a Sado durante dos años, que creó su propia escuela de budismo. Myoshoji es famoso por su hermoso jardín.

Shukunegi es una pequeña localidad portuaria perfecta para disfrutar de un paseo por un paisaje urbano conservado.

Cerca de Isla de Sado

Sado Island Cultura
Niigata Isla De Sado
Sado History Museum Historia
Niigata Museo De Historia De Sado Niigata-ken
Toki Forest Park Naturaleza
Niigata Parque Forestal De Toki Niigata-ken
Osado Skyline Atracciones
Niigata Horizonte De Osado Niigata-ken
Sado Gold Mine Historia
Niigata Mina De Oro De Sado Niigata-ken
Cultura
Niigata Centro De Taiko De La Isla De Sado Niigata-ken