Templo Kiyomizudera 清水寺

gion & higashiyama
gion & higashiyama

El icónico templo de Kioto ofrece mucho más que unas vistas espectaculares

El templo Kiyomizudera, en lo alto de una pequeña montaña situada al este de Kioto, ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. El enorme balcón de celosías del templo es una de las imágenes más conocidas de Japón, sin embargo, este templo no solo gira en torno a unas hermosas vistas, ya que la visita empieza a disfrutarse mucho antes de llegar hasta él.

No te pierdas

  • El ambiente de camino a Kiyomizudera
  • El santuario Jishu, consagrado al dios del emparejamiento
  • La posibilidad de beber agua de las cascadas de Otowa para atraer la buena suerte

Cómo llegar

A Kiyomizudera se puede llegar en las líneas 100 o 206 de autobús que van desde la

estación de Kioto hasta la parada de Gojozaka o Kiyomizu-michi, ambas situadas a los pies de la colina a unos 10 minutos a pie del templo.

El único camino es hacia arriba

Hay muchas formas de llegar hasta Kiyomizudera. Aunque el camino de ascenso es bastante empinado, es una parte esencial de la experiencia.

Desde Gion salen las calles de Ninenzaka y Sannenzaka, dos callejuelas estrechas y reservadas casi exclusivamente a uso peatonal, que conducen a Kiyomizudera.

Ambas están llenas de tiendas, muchas de las cuales son de recuerdos y de alimentación. En algunas se vende la cerámica tradicional Kiyomizu-yaki y el yuba, un alimento hecho a base de soja similar al tofu. En otras se venden artículos especiales, como las horquillas de madera que se suelen llevar con los clásicos kimonos, e incluso fuegos artificiales tradicionales de Japón.

Como alternativa, puedes tomar la línea Keihan hasta la estación de Kiyomizu-Gojo y, desde ahí, caminar por Gojozaka, una calle larga y estrecha. Otra opción es dirigirse ligeramente hacia la izquierda de Gojozaka y subir por el cementerio situado junto al templo.

Una de las mejores maneras de visitar Kiyomizudera es subir a través del cementerio y bajar por Ninenzaka y Sannenzaka. Si optas por esta alternativa, recuerda que el cementerio es un lugar sagrado donde reposan difuntos.

Kioto a vista de pájaro

A la derecha del vestíbulo principal del templo de Kiyomizudera se encuentra su elemento más famoso, un balcón construido sobre una estructura de madera y sin clavos al más puro estilo japonés de una altura de 13 metros desde el suelo.

Este porche suele estar muy concurrido, pero merece la pena hacer la cola para sacar una foto con la ciudad de Kioto de fondo.

El santuario Jishu

Detrás del vestíbulo principal, se encuentra el santuario Jishu, conocido porque ser un lugar donde se viene a rezar para pedir fortuna en el amor. Frente al santuario, en el suelo, hay dos piedras de gran tamaño: si consigues caminar de una a la otra con los ojos cerrados, se dice que encontrarás el amor verdadero.

El salón Okunoin

Desde el santuario, sigue el camino y sube hasta el templo Okunoin , otro de los salones del complejo con un balcón mucho más estrecho que el del vestíbulo principal. Desde aquí, puedes sacar fotos estupendas del otro balcón con la ciudad de Kioto de fondo.

Las cascadas de Otowa

Estas cascadas, situadas en la base del salón principal del templo, discurren por una pequeña gruta artificial y se dividen en tres arroyos. Los visitantes utilizan un cazo especial dotado de un mango largo para beber agua de uno de los arroyos.

Sin embargo, dichos cazos son de uso público, por lo que quizás sea mejor verter el agua en las manos y beber de ellas, en lugar de hacerlo del propio cazo. Si usas el cazo, al terminar, déjalo en el esterilizador de rayos UV para que esté limpio para la siguiente persona.

Dicen que el agua de estas cascadas transmiten a quien la bebe una serie de propiedades especiales. Beber agua del arroyo de la derecha, según miras de frente, se dice que es bueno para la salud, de la del centro para el amor y de la de la izquierda para alcanzar el éxito académico. Ahora bien, solo puedes beber de uno de los arroyos, así que piénsatelo bien antes de tomar la decisión.

Un templo para todas las estaciones

Kiyomizudera ofrece unas vistas maravillosas en todas las estaciones del año. Todas las épocas son buenas para visitarlo: durante la primavera, las laderas se cubren de cerezos en flor; en verano, se tapizan de un intenso color verde que deja paso a un colorido paisaje otoñal antes de que el invierno despoje a sus árboles de sus hojas. El templo acoge varios eventos durante la primavera y el otoño en los que la iluminación es la protagonista.

El salón principal del templo Kiyomizudera se encuentra actualmente en un proceso de renovación cuyas obras están previstas finalizar en el año 2020. Aun así, se puede acceder al interior, al igual que a sus alrededores, aunque es posible que las fotos no sean de lo más idílicas.

Cerca de Templo Kiyomizudera

gion & higashiyama Historia
Templo Kiyomizudera Kyoto-shi, Kyoto-fu
Kodai-ji Historia
Templo Kodaiji Kyoto-shi, Kyoto-fu
Shogunzuka Seiryuden Temple Historia
Templo Shogunzuka Seiryuden Kyoto-shi, Kyoto-fu
ishibekojiryugin Estancia De Lujo
Ishibe-Kouji Ryugin
gion-hatanaka Estancia De Lujo
Gion Hatanaka
Maruyama Koen Naturaleza
Parque De Maruyama (Kioto) Kyoto-shi, Kyoto-fu