HOME Back

Use the

Planning a Trip to Japan?

Share your travel photos with us by hashtagging your images with #visitjapanjp

Matengai Cliff Matengai Cliff

SHIMANE Islas Oki Las remotas islas del mar de Japón son la antítesis del Japón moderno.

Islas del archipiélago japonés con ecosistemas únicos

Solo están habitadas cuatro de las más de 180 islas del archipiélago que forman parte del parque nacional de Daisen-Oki, reconocido como geoparque mundial por la UNESCO desde 2013. Las islas son un lugar ideal para practicar deportes acuáticos, disfrutar de las vistas y hacer senderismo.

 

 

No te pierdas

  • Vistas de sol poniéndose sobre Rosoku-jima —la Roca de la Vela
  • Senderismo por la impresionante costa de Kuniga
  • La oportunidad de disfrutar del marisco de la zona

Cómo llegar

Las islas Oki  solo son accesibles por mar o aire. Una vez en la isla, puedes alquilar un coche o una bicicleta, o bien coger un taxi.

Hay servicios de ferris que salen desde los puertos de Shichirui, en la ciudad de Matsue, y Sakaiminato, situado en la ciudad de Sakaiminato, en la prefectura de Tottori. El trayecto en ferri dura unas 2 horas y 30 minutos. Los servicios de ferris aumentan durante los meses de verano y se reducen en invierno, por lo que es importante comprobar los horarios antes de viajar. También hay servicios de lanchas rápidas que salen desde ambos puertos, haciendo trayectos mucho más cortos. Consulta siempre el sitio web de Oki Kisen  para obtener información actualizada.

El aeropuerto de Oki, en Dogo, recibe vuelos procedentes del aeropuerto internacional de Osaka, con una duración estimada de 50 minutos, y del aeropuerto de Izumo, con una duración de 30 minutos.

Los ferris conectan las cuatro islas. Los servicios de autobús son limitados, por lo que alquilar un coche te dará más libertad para visitar el lugar. También puedes alquilar una bicicleta para moverte por la zona.

Playas, costas y mares

Las aguas que rodean las islas Oki son extraordinariamente cristalinas, perfectas para practicar actividades acuáticas como nadar, hacer esnórquel, kayak y pescar. Puedes asistir a clases de buceo y, si no las necesitas, puedes alquilar el equipo y bucear por tu cuenta.

Gran parte de su escarpada costa es ideal para pasear a pie. Las verdes laderas del acantilado de Matengai se encuentran a 257 metros sobre el nivel del mar. Otra vista que no deberías perderte es la puesta de sol en la punta de la Isla de la Vela (isla de Dogo).

Quienes busquen una actividad más ardua, pueden hacer senderismo en el monte Daimanji, de más de 600 metros de altura sobre el nivel del mar. Esta montaña cuenta con muchos senderos que te llevarán por extrañas formaciones rocosas hasta un misterioso santuario donde aún se veneran a las antiguas deidades del bosque.

Otra alternativa es caminar hasta la cima del monte Takuhi. Desde la cima de esta montaña de 450 metros de altura, se pueden ver el mar azul y las islas circundantes.

El tráfico de autobuses por la zona es casi inexistente, lo que hace que el ciclismo sea seguro y agradable. Si alquilas una bicicleta, podrás recorrer las islas de una manera cómoda mientras disfrutas del paisaje.

De crucero

Como itinerario alternativo, se puede explorar la costa desde el mar en una de las numerosas excursiones organizadas en barco. 

El barco turístico con ventanales de las islas Oki, Amanbow , te mostrará el mundo submarino. Un crucero por el canal que se construyó para abrir el istmo entre la isla de Nishino y la pintoresca costa de Kuniga, te ofrece la oportunidad de comprender el modo de vida local y la espectacular topografía de la zona.

Presentación de la isla

Con un perímetro de unos 211 kilómetros, Dogo es la mayor de las islas Oki. La península de Shirashima, la costa de Jodogaura y la Roca de la Vela , donde el sol parece posarse en la punta de una roca puntiaguda de 20 metros que se asoma en el mar, son algunos de los puntos de interés naturales.

Adéntrate en la isla para ver las cascadas Dangyo , el santuario homónimo o Chichi-sugi, un árbol enorme de cedro japonés de 800 años de antigüedad, con una extraña forma.

 

 

Nishinoshima, con alrededor de 3000 habitantes, es la segunda isla habitada más grande y en ella se encuentra la costa de Kuniga. En el siglo XIV el emperador japonés Go-daigo estuvo exiliado aquí, aunque logró escapar solo un año más tarde.

Visita el santuario Takuhi-jinja , construido en el interior de una cueva en lo alto de un volcán, con vistas a los mares circundantes. El santuario Yurahime-jinja se construyó frente a una ensenada, y según una leyenda, la playa de arena se cubría de bancos de calamares entre diciembre y Año Nuevo. Disfruta asistiendo a los diversos rituales que se celebran en estos santuarios y en otros lugares de la isla.

Las islas más pequeñas

Nakanoshima, cuyo punto más alto cuenta solo con 164 metros, es la isla más baja. Su larga costa incluye los acantilados rojizos de Akiya, que se extienden a lo largo de un kilómetro. Sus visitantes pueden disfrutar de las extensas vistas de las otras islas desde el faro del cabo Kirogasaki.

El emperador Gotoba pasó los últimos 19 años de su vida exiliado en Nakanoshima a principios del siglo XIII. Se dice que la tradición del sumo de toros , que aún conserva su popularidad, empezó aquí como una forma de entretenimiento para él. De aquí parte el Amanbow , el barco de exploración submarina.

Chiburijima, con solo 600 habitantes, es la isla habitada más pequeña. El escarpado terreno de la zona, hace que sea difícil vivir de la agricultura.

En Chiburijima también podrás ver tanuki (perros mapache). De hecho, aquí es el único sitio de las islas Oki en el que viven y, además, superan en número a la población humana de la isla.



* La información mostrada en esta página podría cambiar debido a la COVID-19.

Recomendaciones para ti

Inasa
Shimane
Matsue Castle
Matsue

Please Choose Your Language

Browse the JNTO site in one of multiple languages