Utilizar icono en páginas para añadir a favoritos

¿Planeas un viaje a Japón?

Comparte tus fotos de viaje con nosotros añadiendo el hashtag #visitjapanjp a tus imágenes

Favoritos

01_Amakusa 01_Amakusa

KUMAMOTO Amakusa Hermosas islas en una bahía con un triste pasado

Hermosas islas en una bahía con un triste pasado

Las islas Amakusa, conectadas mediante un puente con Kyushu, la isla más meridional de Japón, cuentan con un paisaje natural idílico, abundantes tesoros marinos y una historia fascinante.

Debido a su relativa proximidad con Nagasaki, la primera ciudad japonesa a la que llegaron misioneros extranjeros, este archipiélago fue uno de los principales centros del cristianismo mientras esta religión estuvo proscrita. Aunque la mayoría de la gente visita hoy las islas Amakusa para disfrutar de su rústica belleza y de las actividades acuáticas de la zona, los aficionados a la historia interesados en este período encontrarán mucho que descubrir en los numerosos museos e iglesias de la zona.

No te pierdas

  • Cruceros de avistamiento de delfines en la bahía
  • Museos sobre la tumultuosa historia secreta del cristianismo en Amakusa
  • Una delicia local: los erizos de mar

Cómo llegar

A Amakusa se accede en avión, ferri o autobús.

Hay vuelos diarios al aeropuerto de Amakusa desde Osaka, Fukuoka y Kumamoto, y autobuses cada hora desde la estación de Kumamoto. Sin embargo, el ferri es, con diferencia, la opción que ofrece mejores vistas. Hay ferris desde el puerto de Kuchinotsu, en Nagasaki; Kuranomoto, en Kagoshima; y el puerto oriental de Misumi, en Kumamoto, (la mejor opción para quienes tengan el JR Rail Pass).

Para ir desde Misumi, toma la línea JR Misumi desde la estación de Kumamoto hasta la estación de Misumi; el puerto oriental de Misumi está nada más salir de la estación. Toma el ferri Amakusa Takarajima hasta la isla principal de Shimoshima. Este barco rara vez se llena —ni siquiera en horas punta— y ofrece vistas inigualables de las islas. Si tienes tiempo antes de la salida, en 10 minutos puedes ir en autobús o taxi hasta el puerto occidental de Misumi , que cuenta con edificios históricos bien conservados abiertos al público.

Una vez en Amakusa, la mejor opción para explorar la isla es alquilar un coche, ya que los autobuses son poco frecuentes.

Un paraíso para los amantes del mar

En Amakusa y sus islas circundantes hay multitud de playas, fuentes termales y actividades acuáticas como la pesca, el buceo, el esnórquel, el wakeboard y mucho más.

La isla vecina de Goshoura se conoce como la «isla de los dinosaurios» y tiene gran cantidad de museos y yacimientos de fósiles, mientras que las islas de Tsukinoshima y Hogashima ofrecen paseos en barco con fondo de cristal.

Embarca en un crucero para ver delfines

Amakusa se compone de más de 120 islas de diversos tamaños. Las más grandes son las de Shimoshima y Ueshima, pero todas son un hábitat natural para los delfines salvajes. Así pues, la principal atracción turística en Amakusa es el avistamiento de este cetáceo.

Hay muchos operadores de cruceros en la zona, como Sea Cruise Company y Dolphin Cruise Company. Elige un barco pequeño privado si deseas una experiencia más personal, o ahorra algo de dinero uniéndote a otros turistas en un barco más grande; a menudo son más baratos, pero no proporcionan el mismo acceso.

Buen viaje

Conseguir una buena foto de los delfines es casi imposible, así que siéntate y disfruta de la experiencia. Los avistamientos de delfines están prácticamente garantizados, con una tasa de éxito del 98 %. Pese a que no se hacen reembolsos, la mayoría de las compañías ofrecen un billete gratis como compensación si no ves ningún delfín en tu viaje. Estos recorridos son más populares en verano, pero se ofrecen todo el año siempre que el tiempo lo permita.

Templo de secretos

Myotokuji es uno de los templos budistas zen de Amakusa. Se construyó en 1645 en un intento de persuadir a los cristianos de la zona para que se convirtieran al budismo. Después de la Rebelión de Shimabara (1637-1638), estos cristianos siguieron resistiendo y su persecución continuó hasta la década de 1850.

A pesar de ello, el templo está lleno de símbolos cristianos ocultos que hablan de la fe de los creyentes reprimidos. Hay pequeñas cruces talladas en los escalones que conducen al templo, y las estatuas de Kannon, la diosa budista de la misericordia, se usaban en realidad como representaciones de la Virgen María. En el cercano Museo Cristiano se puede obtener más información sobre estos actos de fe.

Una historia de rebeliones

La Rebelión de Shimabara de 1637 se saldó con miles de cristianos masacrados después de un largo período de hambruna, impuestos y persecución. El líder rebelde, el carismático Amakusa Shiro, de 16 años de edad, fue decapitado por el shogunato gobernante, pero se convirtió en un venerado héroe a quien se sigue recordando hoy en día. Tras la rebelión se prohibió el cristianismo y se tomaron duras medidas para que los cristianos volvieran a convertirse a la religión oficial, el budismo.

A pesar de esto, un gran número de cristianos persistió en Amakusa y la zona sigue siendo una de las regiones más cristianas de Japón hasta la fecha.

Salir de la clandestinidad

En 1933, el padre Garnier, un misionero francés, construyó la catedral románica de Oe tras el levantamiento de la prohibición del cristianismo en 1873. Debajo de la iglesia se encuentra el Museo Amakusa Rosario, que exhibe objetos relacionados con la vida secreta de los cristianos ocultos.

En las inmediaciones se encuentra Sakitsu Tenshudo, una iglesia católica construida en 1934. Su distintivo estilo gótico contrasta con el tranquilo pueblo pesquero en el que se encuentra, y la iglesia ha sido nominada para adquirir el estatus de Patrimonio Mundial de la UNESCO junto con otros sitios destacados en la prefectura de Nagasaki.

Ya que estás ahí

No te pierdas el Museo Amakusa Collegio, que repasa la historia de la zona antes de la Rebelión de Shimabara y cuenta con una maqueta a tamaño real de la primera imprenta de Japón.

Otras atracciones de Shimoshima que no están relacionadas con el turbulento pasado de Amakusa son el Museo de Historia y Folclore de Hondo, las ruinas del castillo de Tomioka, en la península norte, y un montón de playas, parques y rutas de senderismo. La zona de Shimodo Onsen, en el oeste de Shimoshima, ofrece varios ryokan, tradicionales posadas japonesas, para quienes deseen pasar más de un día explorando las islas.



* La información mostrada en esta página podría cambiar debido a la COVID-19.

Cerca de Amakusa

01_Amakusa Naturaleza
Kumamoto Amakusa

Please Choose Your Language

Browse the JNTO site in one of multiple languages