Utilizar icono en páginas para añadir a favoritos

¿Planeas un viaje a Japón?

Comparte tus fotos de viaje con nosotros añadiendo el hashtag #visitjapanjp a tus imágenes

Favoritos

sg066 sg066

GUÍA Recorrer Japón en bicicleta

Su terreno montañoso y diversidad de paisajes convierten a Japón en un destino desafiante y gratificante para los amantes de la bicicleta

Aunque la gran red ferroviaria de Japón es la auténtica protagonista al viajar dentro del país, si cambias tu JR Pass por una bicicleta podrás explorar un aspecto de Japón desconocido para muchos visitantes extranjeros acostumbrados a las rutas turísticas más transitadas.

Japón presenta un paisaje totalmente diferente en cada estación

Aspectos a tener en cuenta con respecto al clima

Planificar un viaje a Japón puede resultar algo abrumador, ya que a la gran variación climática de una estación a otra se suma la diversidad de condiciones y terrenos entre las diferentes regiones; cuestiones que tendrás que tener en cuenta a la hora de hacer el equipaje.

Los inviernos son duros y largos en Hokkaido , la isla más septentrional del archipiélago, mientras que las regiones meridionales de Kyushu y Shikoku gozan de un clima mucho más cálido y, en verano, te encontrarás empapado de sudor rápidamente. Infórmate sobre el clima y el terreno con los que te encontrarás durante tu viaje.

La isla principal de Honshu es la que mayor variación climática regional presenta, una variación que se ve intensificada al viajar entre Aomori y Yamaguchi. Teniendo en cuenta las extremas condiciones climáticas del lugar, es recomendable visitar Hokkaido y las prefecturas septentrionales de Honshu durante los meses de calor y dirigirse al sur en primavera u otoño. Si te sientes especialmente aventurero, también puedes dirigirte a la isla subtropical de Okinawa . Elijas la ruta que elijas, las carreteras suelen estar más tranquilas a primera hora de la mañana, por lo que es buena idea madrugar para poder aprovechar el día al máximo.

Recorrer Japón en bicicleta es todo un placer dado el buen estado de sus carreteras

La cultura ciclista de Japón

En Japón se suele conducir muy bien y las carreteras de todo el país se encuentran en buen estado. Sin embargo, muchas de las carreteras secundarias menos transitadas son estrechas, empinadas y sinuosas, por lo que pueden resultar más difíciles de recorrer. Aun así, el paisaje compensa el esfuerzo con creces.

En Japón se conduce por el carril izquierdo de la carretera, algo que deberás tener en cuenta si estás acostumbrado a lo contrario. Usar la bicicleta en las grandes ciudades puede ser bastante estresante debido al tráfico, por eso, siempre que sea posible, es mejor limitar su uso a los trayectos por carretera.

Si no quieres hacerte una ruta desde cero, puedes seguir alguno de los trayectos ya establecidos. La ruta Shimanami Kaido es un trayecto popular de 60 kilómetros que conecta Onomichi —en Honshu— e Imabari —en Shikoku— y a través del cual podrás disfrutar de unas vistas inolvidables del mar interior de Seto. Esta empresa relativamente fácil es un punto de partida excelente para aquellas personas que quieran aventurarse a hacer un recorrido de Japón en bici por primera vez. Por el camino, durante el cual atravesarás seis islas y seis puentes, podrás darle tregua a esas piernas cansadas en numerosos hoteles y hostales a precios razonables.

Si buscas una experiencia más competitiva, apúntate al Japanese Odyssey, un evento ciclista de resistencia en el que los participantes disponen de un plazo de 10 días para cruzar un total de 12 puestos de control en Honshu antes de regresar a Tokio.

Todos los años se cambia la ruta de este encuentro, que se celebró por primera vez en 2015, por lo que no deja de ser una novedad para las legiones de ciclistas internacionales que vuelven a participar en cada edición. En todo el país hay grupos locales que organizan otros eventos coordinados similares; ponte en contacto con grupos ciclistas locales e internacionales para poder participar.

Las bicicletas de montaña son imprescindibles en este terreno

El equipo esencial

La clave para poder disfrutar de un viaje eficiente y cómodo radica en la elección del equipo adecuado. Hazte con unos pantalones impermeables y una camiseta de repuesto que poder ponerte cuando no estés pedaleando. Aunque los robos de bicicletas no son habituales en Japón, siempre es mejor llevar un buen candado por si acaso. El sol brilla con intensidad en verano, por lo que deberás llevar, en todo momento, agua para evitar la deshidratación y unas gafas de sol. También es esencial llevar un botiquín completo de primeros auxilios, un calzado resistente y un cargador para todos tus dispositivos electrónicos portátiles. Aunque el uso del casco no es obligatorio para los mayores de 13 años, sí deberías usarlo.

Debido a la naturaleza montañosa de la topografía, es recomendable llevar una bicicleta con una buena relación de marchas de escalada para reducir la carga física. Por tu seguridad, es fundamental que la bicicleta esté equipada con luces y reflectores fiables, que te serán muy útiles a la hora de atravesar los numerosos túneles de montaña por los que pasarás, especialmente en Hokkaido. La ley japonesa también obliga a llevar una campanilla en la bicicleta.

Todos los autoservicios cuentan con wifi gratuito, por lo que, en ningún momento, estarás demasiado desconectado con el mundo exterior. Además, puedes alquilar dispositivos wifi de bolsillo a tu llegada al aeropuerto.

Los mapas de papel siguen cumpliendo su función en la era digital, ya que te mantendrán en marcha incluso si no tienes acceso a Internet y, además, vienen muy bien para señalar tu destino y pedir indicaciones a las personas del lugar. Si te encuentras con otros ciclistas en la carretera, siempre serán una buena fuente de información para darte indicaciones y, tal vez, hasta algún dato privilegiado.

No te olvides de llevar siempre un kit de reparación

Reparaciones y relajación

Uno de los grandes placeres de viajar en bicicleta es poder parar en cualquier momento en algún restaurante local, probar las delicias regionales y mezclarte con propietarios y clientes poco acostumbrados a encontrarse con clientela extranjera. En el Japón rural no se suelen hablar otros idiomas, por lo que no estaría de más repasar algunas frases básicas en japonés para facilitarte un poco la comunicación. Si solo vas a hacer una breve parada, puedes comprarte un tentempié sabroso y económico para llevar en alguno de los autoservicios que podrás encontrar en prácticamente cualquier pueblo que atravieses en tu ruta.

Puedes alojarte en posadas tradicionales japonesas —llamadas ryokan—, hoteles, apartamentos de Airbnb o, incluso, acampar bajo las estrellas, en cuyo caso, deberás acordarte de recoger tu basura antes de abandonar el lugar. Los Rider Houses son un tipo de alojamiento muy económico y sencillo para ciclistas, que solo podrás encontrar en Hokkaido y que permanecen cerrados durante el largo invierno de la isla.

Si tienes algún problema con la bicicleta o necesitas reparar algo, tal vez puedas recurrir a los servicios locales. Esto será imposible en las zonas más remotas, por lo que es muy recomendable que revises la bicicleta de forma periódica en busca de signos de desgaste. Si el presupuesto te lo permite, siempre puedes viajar con un coche de apoyo y un mecánico especializado para estar bien atendido.

Las excursiones en bicicleta son una buena opción para aquellas personas que no quieran pedalear en solitario

Consejos finales

Si necesitas subir la bicicleta en algún tren o autobús, métela en una bolsa Rinko, que podrás comprar en cualquier tienda de bicicletas del país por unos 5000 yenes. Evita utilizar los trenes durante las horas punta, en las que ya no hay prácticamente espacio para el equipaje. Si viajas en ferri, puedes subir la bicicleta a bordo directamente, sin necesidad de meterla en una bolsa. Los destinos más populares cuentan con empresas de alquiler de bicicletas (rentasaikuru), por lo que no deberías tener ningún problema para hacerte con la tuya presentando un documento de identidad válido, como tu pasaporte o carnet de conducir. En las empresas de alquiler públicas y privadas de las ciudades importantes, como Tokio u Osaka, es probable que te encuentres con alguien que hable inglés, lo cual puede ser de gran ayuda si tú también lo hablas.

Si lanzarte a tu aventura ciclista en solitario no termina de convencerte, siempre puedes participar en alguno de los recorridos guiados que muchas empresas organizan por las principales islas de Japón. Hagas lo que hagas, puedes tener la certeza de que será una experiencia verdaderamente inolvidable.

También te puede interesar...

Please Choose Your Language

Browse the JNTO site in one of multiple languages