El ramen en Japón es barato, cómodo, divertido y, sobre todo, delicioso

En Japón, el ramen es un plato informal; no es una comida como para quedarse de sobremesa. Este plato sencillo y completo combina bien con gyozas, arroz frito y cerveza. Algunos locales de nueva generación han elevado el nivel de los ingredientes y de la elaboración, y con ello las colas de espera, pero su precio sigue siendo económico, por lo que todo el mundo puede disfrutar de un exquisito bol de ramen.

Se puede encontrar por todo Japón, y hay muchas variedades regionales, así como variaciones estilísticas. No hay dos boles de ramen iguales.

Tipos de ramen

Hay muchos tipos de ramen y, dentro de ellos, muchas variedades regionales. Tres de los cuatro tipos más comunes se distinguen por el sabor de la sopa: de shio (sal), de shoyu (salsa de soja) y de miso. El Tonkotsu ramen, el cuarto estilo más común, se caracteriza por ser una sopa cremosa de hueso de cerdo y generalmente condimentada con sal. Las tiendas se suelen especializar en uno o dos tipos de sopa.

Dónde comer ramen

Sapporo, en la isla de Hokkaido , es famoso por su ramen de miso, mientras que en Kyushu, en el sur, se prefiere el Tonkotsu. El estilo clásico de Tokio es un ramen de shoyu oscuro a base de pollo, aunque encontrarás prácticamente todos los tipos, además de muchas versiones originales. Casi todas las zonas de Japón tienen su propia variedad, como el de caldo de ternera de Tottori o el ramen «stamina» de verduras de Tenri, así que deberías visitar algún establecimiento local dondequiera que vayas. Que haya una gran cola fuera del local suele ser señal de calidad.

Cómo comer ramen

Muchos restaurantes de ramen solo tienen una barra y un chef. En estos locales, la comida se paga por adelantado en una máquina de autoservicio. Introduce el dinero y selecciona el ramen, la bebida y el acompañamiento que desees con los botones. Recoge el cambio y entrega el pedido al chef. Siéntate en la barra y espera a que saquen tu comida.

Cuando te comas los fideos, intenta sorber como los locales; no se considera grosero. Mucha gente cree que comérselos con palillos es más fácil. Concéntrate en sorber los fideos con la boca en lugar de solo hacer ruido.

Si te quieres beber toda la sopa, no te cortes. Incluso te puedes llevar el bol a la boca, pero no creas que es obligatorio. Si te has comido todos los fideos y el acompañamiento, pero te has dejado un poco de sopa, también se considera que has terminado.

Los locales de ramen no son lugares para quedarse de sobremesa. Charlar es totalmente aceptable, pero no te quedes mucho tiempo después de haber terminado, sobre todo si hay gente haciendo cola fuera.