sg091 sg091

GUÍA Escapadas de relax en Japón

Dada su gran riqueza cultural y diversidad natural, Japón te ofrece todo aquello que necesitas para recargar las pilas

Gracias a la gran variedad de paisajes del archipiélago, que van desde la naturaleza más salvaje de Hokkaido hasta el paraíso tropical de la isla de Okinawa , podrás perderte en plena naturaleza sin necesidad de alejarte demasiado. En Japón se suceden las escenas de bosques idílicos, cascadas, montañas volcánicas, lagos serenos e inmaculadas playas de arena que se abren ante océanos de un azul cristalino.

La marcada vertiente espiritual del país lo convierte en un buen destino para darse una escapada dedicada a la atención plena y la reflexión. Por ejemplo, puedes hacer un taller de meditación zen en un templo budista de Kioto o revitalizar el cuerpo y el alma con un retiro de yoga en Kyushu. Y, para culminar cualquier retiro relajante en Japón, nada mejor que disfrutar de un baño en una de las muchas aguas termales que podrás encontrar por todo el país.

Bañarse en aguas termales es un pasatiempo popular en Japón

Onsen

Los onsen —complejos de aguas termales— son sinónimo de relajación absoluta y una excelente manera de sumergirse, literalmente, en la cultura japonesa.

El agua de los baños onsen procede de fuentes termales naturales, muy comunes en Japón debido a la actividad volcánica que caracteriza a su geología. El baño es una parte fundamental de la cultura japonesa, lo que explica que los onsen sean tan populares. Hay muchos en todo el país, tanto cubiertos como al aire libre, y muchos de ellos cuentan con espectaculares vistas de las montañas y playas circundantes u otros paisajes naturales.

Además de tener un efecto relajante tanto para el cuerpo como para la mente, los onsen ofrecen numerosos efectos beneficiosos para la salud. Por ejemplo, ayudan a aliviar los dolores musculares y eliminar las impurezas de la piel. Estos beneficios se deben al contenido mineral y las altas temperaturas del agua, que contribuyen a reducir el estrés.

No hay nada comparable a la experiencia de bañarse en el onsen de un ryokan, un tipo de posada japonesa tradicional con baños termales, en la que los huéspedes no solo pueden disfrutar del onsen, sino también de la comida y hospitalidad japonesas.

Los baños están segregados por género, ya que, tradicionalmente, en los onsen hay que bañarse sin ropa. Muchos ryokan también disponen de onsen privados para viajeros en solitario, parejas o familias. Las aguas termales no están pensadas para lavarse, por lo que deberías usar las duchas cercanas antes de entrar —aunque no después, o se eliminarán todos los minerales del agua—. Y, después, prepárate para disfrutar de la mejor noche de descanso de tu vida.

Avanza en tu práctica de meditación en uno de los templos budistas de Japón

Atención plena y meditación

La meditación es uno de los pilares del budismo zen, donde se enseña que su práctica es uno de los caminos de la iluminación. La práctica meditativa más habitual dentro del budismo zen es el zazen —literalmente, meditación sentada—, un tipo de meditación japonesa basado en la respiración como forma de serenar la mente.

Si hablas inglés, en muchos templos de Japón podrás participar en meditaciones guiadas y retiros dirigidos en este idioma. Esta experiencia te permitirá profundizar en el budismo zen y las técnicas de meditación zazen, además de ser testigo, en primera persona, de lo que significa vivir en un templo budista.

La jornada típica comienza con una sesión de meditación alrededor de las 5:00 de la mañana. Tras ella, se procede al desayuno y, posteriormente, a ayudar con las tareas del templo. Tras el almuerzo, se llevan a cabo otras sesiones de meditación, como meditaciones ambulantes, cánticos o yoga, además de tiempo libre después de la cena. Si buscas una inmersión completa, te interesará saber que existen retiros que se llevan a cabo en completo silencio.

Si, por el contrario, la experiencia te parece algo intensa, en muchos templos también se pueden hacer cursos de un día o, incluso, una sola clase. Independientemente del tipo de curso o estilo que elijas, verás que la práctica de la meditación es una forma fantástica de relajarse, mejorar la salud física y mental, y disfrutar de una sensación de paz interior.

La costa de Japón presenta una diversidad impresionante

Días de playa

Si buscas un destino costero, seguro que Japón no es el primer lugar que te viene a la cabeza. Sin embargo, su extensa costa presenta una increíble diversidad y alberga numerosas playas, a menudo pasadas por alto.

Japón cuenta con muchos destinos fantásticos para practicar esnórquel y buceo, de los cuales, el más impresionante se encuentra en el archipiélago meridional de Okinawa. Por ejemplo, frente a la costa de Ishigaki , podrás nadar entre coloridos peces tropicales, corales y mantarrayas gigantes, incluso si nunca antes has buceado.

Si prefieres quedarte en tierra firme, tampoco te faltarán las opciones, ya que aquí encontrarás desde populares complejos turísticos de playa, aptos para familias, hasta costas remotas con hermosos paisajes.

Entre las playas más famosas de Japón se encuentran las de Kaiji —en la isla Taketomi—, conocida por su arena en forma de estrella; Kyotango —en la prefectura de Kioto—, donde la arena te acompaña con su canto al caminar sobre ella; e Ibusuki —en Kyushu—, donde puedes enterrarte en baños de arena calentada por volcanes para relajarte al máximo. Túmbate y deja que la arena blanca, las aguas cristalinas y las maravillosas puestas de sol de Japón te ayuden a desconectar.

Los shinrinyoku tienen efectos rejuvenecedores

Paseos bosque a través

Los baños forestales —o shinrinyoku, como se los conoce en japonés— son un concepto relativamente nuevo, que ha ido ganando popularidad en todo el mundo desde su nacimiento, en Japón, en la década de 1980. La idea es muy sencilla: pasar tiempo en la naturaleza, de forma consciente, para relajarse y mejorar el estado de salud.

Este aspecto de consciencia es lo que lo diferencia del senderismo, ya que implica la participación activa de todos los sentidos para sumergirse en el ambiente de paz característico de los bosques. Desde la frescura del aire hasta el sonido del viento a través de los árboles, pasando por el aroma de las hojas: la cuestión es concentrarse totalmente en el entorno, sin las distracciones del móvil.

Los baños de bosque no solo son muy relajantes, sino que también ofrecen numerosos beneficios para la salud. Por ejemplo, pueden ayudar a reducir la tensión arterial y el estrés, mejorar la concentración y el bienestar mental, y aumentar los niveles de energía.

Con más de 30 parques nacionales y alrededor de un 67 por ciento de su superficie cubierta de bosques, Japón ofrece un sinfín de opciones para practicar el shinrinyoku, incluso en las grandes ciudades, como Tokio. Si no sabes por dónde empezar, apúntate a una excursión con guía y aprende a disfrutar de los baños de bosque de su mano.

Sus bosques, montañas, lagos y costas convierten a Japón en un destino increíble para disfrutar de las actividades al aire libre

La gran naturaleza

Disfrutar del aire puro y las vistas panorámicas en plena naturaleza es una forma excelente de relajarse y huir del estrés del día a día. Más del 73 por ciento de Japón está cubierto de montañas, por lo que el país cuenta con opciones innumerables para disfrutar de las actividades al aire libre.

El senderismo goza de gran popularidad entre los nipones, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta las emocionantes rutas con las que cuenta el país. Muchas de las actuales rutas de senderismo nacieron como caminos de peregrinación, como, por ejemplo, las de la famosa Kumano Kodo, cuyos senderos, declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO, llevan más de 1000 años recorriéndose. El otoño es el mejor momento para hacer senderismo, ya que a su clima moderado se une la oportunidad de ver el impresionante follaje de la estación mientras caminas.

Con la nieve llegan también los deportes de invierno. Hakuba , que se encuentra en la prefectura de Nagano —en los Alpes Japoneses —, es uno de los mejores lugares de Japón para practicar snowboard y esquí. Esta estación de esquí de prestigio mundial fue una de las principales sedes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Nagano 1998. Su excepcional nieve en polvo y abundancia de pistas convierten a Hakuba en uno de los mejores destinos del país para esquiar.

Más al norte, la isla de Hokkaido también cuenta con estaciones de esquí de primera clase, como Rusutsu y Niseko . La accidentada orografía de la prefectura la convierte en el lugar perfecto para practicar casi cualquier actividad al aire libre que se te pueda ocurrir, desde kayak hasta equitación, pasando por ciclismo y barranquismo.

En todas las ciudades de Japón podrás encontrar clases de yoga

Yoga en Japón

El yoga es una de las actividades que cada vez goza de mayor popularidad en Japón. En todas las grandes ciudades podrás encontrar estudios y clases de yoga donde poder practicar esta disciplina tanto en su forma más tradicional, como en variaciones más modernas, como el hot yoga. Muchos centros ofrecen clases en inglés, más accesibles para los turistas que hablan el idioma anglosajón.

Si prefieres probar algo más inusual, también puedes asistir a clases de shin-shin-toitsu-do, un estilo de yoga japonés cuyo nombre significa, literalmente, forma de unificar cuerpo y mente. Este estilo se inició en la década de 1920 y todavía es relativamente desconocido fuera de Japón.

Además de clases particulares, también hay cada vez más retiros de yoga en inglés, en los que te animamos a participar si te manejas con el idioma. Estos retiros, que duran desde unos días hasta un par de semanas, suelen incluir otras actividades adicionales, como senderismo, visitas a lugares de interés turístico locales e, incluso, esquí.

Si buscas una cura de desintoxicación total de la vida moderna, te animamos a hacer un retiro de yoga en un templo budista, donde podrás combinar tu práctica con sesiones de meditación y otras ceremonias tradicionales japonesas. Otra opción es hacer un retiro en un onsen para disfrutar de la mayor relajación posible.