sg053 sg053

GUÍA Vacunas para viajar a Japón

En general, no hace falta ninguna vacuna especial para ir a Japón

Sin embargo, para mayor seguridad, todas las vacunas rutinarias deberían estar al día. En los últimos años, se han registrado casos de rubéola, sarampión e, incluso, dengue (para lo cual no existe vacuna alguna).

Durante los meses de lluvia y verano, deberían tomarse precauciones para minimizar la exposición a los mosquitos. La encefalitis japonesa es una enfermedad poco común, pero puede llegar ser mortal. Afortunadamente, existe una vacuna para su prevención. Probablemente no necesites esta vacuna si tienes pensado hacer una visita breve o alojarte en una las principales ciudades, como Tokio , Osaka o Kioto . Si tienes alguna duda, consulta con un médico o profesional sanitario antes de viajar.

Las vacunas rutinarias deberían estar al día

¿Cuáles son las vacunas rutinarias?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan tener todas las vacunas rutinarias al día para visitar Japón. Estas vacunas incluyen:

Vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple vírica, TV); Vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP); Vacuna contra la varicela; Vacuna contra la poliomielitis

Algunos viajeros también deberían pensar en vacunarse o ponerse una vacuna de refuerzo en función de lo que vayan a hacer en Japón:

Hepatitis A (contaminación potencial por alimentos y agua)

Hepatitis B (si te haces un tatuaje, mantienes relaciones sexuales por primera vez con alguien o te sometes a cualquier procedimiento médico)

Vacuna contra la rabia (si tienes pensado hacer espeleología o actividades de aventura al aire libre en entornos frecuentados por murciélagos)

Encefalitis japonesa (ver a continuación)

Toma precauciones contra los mosquitos

¿Qué es la encefalitis japonesa?

La encefalitis japonesa es una enfermedad viral transmitida por mosquitos, que prevalece en el oeste de Japón y cuya transmisión máxima se produce durante las temporadas de verano y otoño. Puesto que el virus se propaga a través de la picadura de mosquitos que se alimentan de animales, aves y mamíferos infectados, las personas con mayor riesgo son las que visitan o trabajan en campos de arroz, sistemas de riego y zonas rurales similares o sus alrededores.

Los síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza intenso, diarrea, vómitos y letargo general, pero no todas las personas muestran síntomas. En algunos casos excepcionales, la enfermedad puede ser mortal. La mejor prevención contra la encefalitis japonesa es vacunarse y prevenir las picaduras de insectos. Las vacunas deben programarse adecuadamente antes de viajar. Consulta con tu médico para obtener más información.

¿Ha habido algún brote en Japón?

En Japón se dan brotes ocasionales de enfermedades infecciosas. En los últimos tiempos, estos han incluido principalmente la rubéola y el sarampión, mientras que se registró un nuevo brote de dengue, ahora controlado, en mosquitos encontrados en el parque Yoyogi de Tokio en 2014.

Se recomienda a los visitantes que tomen precauciones y tengan las vacunas rutinarias al día para prevenir cualquier transmisión innecesaria de estas enfermedades. Las mujeres embarazadas que estén pensando en viajar a Japón y no tengan la vacuna de la rubéola deberían consultar con su médico antes de viajar.

Las aglomeraciones en medios de transporte públicos pueden ser un caldo de cultivo para los virus

¿Cuándo es la temporada de resfriados y gripe en Japón?

La temporada de gripe en Japón se extiende a lo largo de los meses de invierno, es decir, de diciembre a marzo. Los centros urbanos de Japón están densamente poblados y se sabe que el virus de la gripe se propaga rápidamente. En 2018, una epidemia de gripe azotó al país y dejó a más de 2,8 millones de personas afectadas. Los CDC recomiendan ponerse la vacuna anual contra la gripe antes de viajar a Japón, especialmente si la visita se produce durante los meses de invierno, para reducir la gravedad de la enfermedad en caso de contraerla.

¿Qué es el Norovirus?

El norovirus, también conocido como «noro» o gripe estomacal, es otra enfermedad transmisible común durante el invierno. Los síntomas incluyen vómitos, diarrea y, en casos graves, deshidratación. La mejor forma de prevenir la transmisión del norovirus es lavándose las manos con frecuencia.