IT032 IT032

ITINERARIOS Tesoros nacionales y naturaleza en Nikko Sumérgete en el magnífico legado de Tokugawa disfrutando del espectacular entorno de los lagos, las montañas y las cascadas de Chuzenji

Hay un proverbio japonés que dice: «Nunca digas "kekko" (magnífico) hasta que hayas visto Nikko», prueba del poderío de este paraíso montañoso.

La histórica ciudad de Nikko te brinda la oportunidad de ampliar tus conocimientos sobre la cultura japonesa y participar en numerosas actividades al aire libre. Seguro que Nikko te gustará, hayas venido a hacer senderismo, por los baños termales o por los resplandecientes templos y santuarios.

Aspectos destacados

    Visita los famosos templos y santuarios de Nikko
    Las vistas del lago Chuzenji desde el teleférico de Akechidaira
    Algunas de las cascadas más impresionantes de Japón

Cómo llegar

Desde Tokio: 2 horas y 30 minutos o 2 horas y 20 minutos

Hay dos opciones para llegar a Nikko desde Tokio. Desde la estación de Tokio, toma el tren bala hasta la estación de Utsunomiya y cambia a la línea Nikko hacia Nikko, o toma un tren rápido limitado Tobu desde la estación de Tobu Asakusa hasta la de Tobu Nikko. Puedes utilizar el pase Tobu All Nikko en este tren, así como en la red de autobuses Tobu. Hay una parada de autobús frente a la estación JR Nikko desde la que se va a los sitios Patrimonio Mundial de Nikko y el lago Chuzenji.

Nikkosan-Rinno-ji Temple
Templo Rinnoji
Nikko-Tosho-gu Shrine
Santuario Toshogu
nikko area
Santuario Futarasan-Jinja
IT032
Teleférico Akechidaira
IT032
Lago Chuzenji
Okunikko Yumoto-onsen Hot Springs
Okunikko
Empieza tu viaje

10 minutos

Desde la terminal que hay frente a la estación de Nikko, toma un autobús hasta la parada de Shodoshoninzomae.

Templo Rinnoji El templo más destacado de Nikko

En el centro de Nikko hay numerosos santuarios y templos importantes. El más significativo es el templo Rinnoji , construido en el año 766 en honor a los tres dioses de la montaña de Nikko. El edificio principal, San-butsudo, contiene tres grandes estatuas lacadas en oro. Son diferentes retratos de Buda, cada uno representativo de un dios de la montaña.

5 minutos

Santuario Toshogu Tallas ornamentadas decoran el mausoleo de Tokugawa Ieyasu

Cerca se halla el santuario Toshogu , dedicado a Tokugawa Ieyasu, shogun del período Edo y uno de los unificadores de Japón. La puerta Yomei-mon del santuario luce 500 tallas ornamentadas y se considera una de las más bonitas de Japón.

El establo sagrado Shinkyusha cuenta con la talla de los tres monos sabios en su divertida pose de «no ver, no oír y no decir».

10 minutos

Santuario Futarasan-jinja Dedicado a los dioses de las tres montañas más sagradas de Nikko

Al lado de Toshogu también está el santuario Futarasan , famoso por sus grandes árboles, los farolillos del jardín y una fuente de agua supuestamente con propiedades místicas. Taiyuinbyo, el mausoleo de Tokugawa Iemitsu, otro shogun del período Edo, cuenta con elaboradas esculturas en oro y atractivas tonalidades negras.

50 minutos

Desde Nishisando Iriguchi, toma el autobús Tobu desde hasta la parada de Akechidaira. Toma el teleférico de Akechidaira hasta el observatorio.

Teleférico Akechidaira Sube al teleférico para llegar a un mirador impresionante

Después de visitar los santuarios y templos más destacados de Nikko, toma un autobús hacia la fuente termal de Chuzenji Onsen por una sinuosa carretera con fuerte pendiente conocida como Iroha-zaka, que ofrece fantásticas vistas de las montañas y el valle.

Toma el teleférico de Akechidaira para recorrer los 300 metros hasta el mirador homónimo, que cuenta con las mejores vistas de todo Nikko. Desde aquí se ven el lago Chuzenji-ko, el monte Nantai y la cascada Kegon-no-taki.

5 minutos

Desde Akechidaira, toma un autobús hasta Chuzenji Onsen.

Lago Chuzenji Descubre una de las mejores cascadas de Japón y prueba la yuba, una especialidad local

Al otro lado de la ladera de Iroha-zaka se encuentra el gran lago Chuzenji , cuya formación se debe a la erupción del monte Nantai, el volcán sagrado de Nikko, hace 20 000 años. Es el lago natural a mayor altitud de Japón y ofrece una estampa idílica, enclavado entre las altas montañas de Nikko. Durante décadas ha sido el destino de muchos visitantes extranjeros, y a principios de la década de 1900 muchas embajadas europeas construyeron villas junto a la orilla. Puede que el otoño sea la mejor estación, con las montañas circundantes cubiertas con los intensos colores de las hojas.

En la parte este del lago está la fuente termal de Chuzenji Onsen y la cascada de Kegon-no-taki, la más famosa de Nikko y una de las tres mejores de todo Japón. Para disfrutar de las vistas más bonitas, toma un ascensor y baja 100 metros hasta los pies de la cascada. Su majestuosidad se acentúa en invierno, cuando el agua está tan fría que es prácticamente hielo.

Si tienes pensado pasar la noche en la zona, puedes elegir entre numerosas opciones de alojamiento, incluido un hotel de más de 100 años e históricos ryokan, tradicionales posadas japonesas. No olvides degustar las especialidades locales, en especial la yuba, o piel de soja, que se elabora a partir de la película que se forma al hervir leche de soja. Un alimento sano, con un delicado sabor, que puede comerse solo o en otro tipo de exquisiteces como los dumplings.

Más Para Explorar
Okunikko Cascadas, pantanos y lagos espectaculares para los viajeros aventureros

Okunikko forma parte del parque nacional de Nikko y cuenta con pintorescas rutas que harán las delicias de los senderistas. Algunos de los mejores senderos discurren por pasarelas sobre el pantano Senjogahara, que se extiende por la meseta entre el lago Chuzenji y Yumoto Onsen.

Si buscas relajarte, pasa por Yumoto Onsen, un pequeño pueblo con numerosas fuentes termales, incluida una en el interior de un templo budista de acceso público, algo bastante inusual en Japón.

Las cascadas de Ryuzu-no-taki reciben este nombre por su forma, que recuerda a la cabeza de un dragón. Los primeros colores del otoño se dejan ver a principios de octubre. La cascada de Yudaki, donde nace el río Yu de Nikko, es un espectacular salto de agua de 25 metros de altura. El agua rompe sobre una escarpada roca de 70 metros de alto.