IT021 IT021

ITINERARIOS La ruta de los cerezos en flor pasando por el monte Yoshino, Nara y Kioto Contempla los cerezos en su máximo esplendor, todo un símbolo de Japón

Descubre la belleza y el simbolismo de la flor más emblemática de Japón en los parques, santuarios y templos de Nara, Yoshino y Kioto.

La flor del cerezo no solo anuncia la llegada de la primavera, también es un motivo habitual en el arte y la literatura como expresión de la fragilidad y fugacidad de la vida misma. Atrae a visitantes de todo el mundo, que acuden a los templos y santuarios, a las riberas de los ríos y a las montañas para contemplarla.

Aspectos destacados

    Sube al monte Yoshino en teleférico para contemplar sus 30 000 cerezos a vista de pájaro
    Contempla un majestuoso santuario antiguo en medio de un bosque primigenio de cedros
    Conoce el barrio de las geishas y su ambiente, sobre todo de noche

Cómo llegar

Desde Tokio: 4 horas y 15 minutos

Toma el tren bala Tokaido-Sanyo hasta la estación de Kioto (2 horas y 20 minutos). Cambia a la línea rápida limitada Kintetsu con destino a la estación de Kashiharajingu-Mae (55 minutos) hasta la última parada. Cambia a la línea rápida limitada Kintetsu con destino a Yoshino (40 minutos) hasta la estación de Yoshino.

Desde Osaka: 1 hora

Desde la estación de Osaka-Abenobashi (que conecta con la estación de Tennoji en la línea circular JR Osaka), toma la línea Kintetsu-Minamiosaka hasta la estación de Yoshino.

IT021
Cerezos En Flor De Yoshino
IT021
Ruinas De Yoshino Chogu
kinpusen-ji temple zao-do
Templo Kinpusenji
yoshimizu-jinja shrine
Santuario Yoshimizu-Jinja
IT021
Parque De Nara
central kyoto
Kioto
around kyoto station
Santuario Heian-Jingu
Kiyomizu
Templo Kiyomizudera
gion & higashiyama
Parque De Maruyama
IT021
Gion Shirakawa
Biwako Terrace
Lago Biwa
Día 1
Cerezos en flor de Yoshino El monte Yoshino y sus 1000 cerezos

El monte Yoshino , declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, forma parte de un extenso parque nacional en la prefectura de Nara . A principios de abril, según un viejo refrán, podrás ver 1000 cerezos mires donde mires (de hecho, aquí hay unos 30 000). Este espectáculo se menciona constantemente en la literatura, la poesía y la música clásica japonesa, y sigue inspirando a los visitantes hasta la fecha.

Encontrarás numerosos santuarios y templos en el monte Yoshino de más de un siglo de antigüedad, incluyendo un palacio imperial del siglo XIV y una sala Zao-do de 34 metros de altura, y quizás incluso vislumbres a algunos practicantes de la misteriosa religión shugendo, o incluso escuches el eco de las conchas que llevan en las colinas.

Desde la estación de Kintetsu Yoshino hay un teleférico y un servicio de autobuses hasta la cima de la montaña durante la temporada de floración de los cerezos. Verifica por adelantado si el teleférico se encuentra en funcionamiento. Cuando está cerrado, hay autobuses para sustituirlo.

Una vez allí, ponte cómodo y disfruta de un pícnic entre las flores de cerezo con sushi kakinoha: pequeñas bolas de arroz con vinagre cubiertas de caballa, salmón o besugo y envueltas con hoja de caqui.

10 minutos

Ruinas de Yoshino Chogu Vistas imperiales de los cerezos en flor

Este excelente punto de observación fue en su día la sede de una corte en el exilio: la del emperador del siglo XIV, Go-Daigo, que libró una amarga batalla contra el clan guerrero Ashikaga sin éxito y tras la cual tuvo que huir al monte Yoshino . Aquí no hay ruinas, sino una pagoda perteneciente al templo Kinpusenji .

1 minuto

Templo Kinpusenji Importantes reliquias shugendo

Este templo es el centro de shugendo, una religión esotérica que data del siglo VIII, y posiblemente sea el más importante de todos los lugares sagrados del monte Yoshino . La sala Zao-do, llamada así por las estatuas que alberga de la deidad Zao Gongen, es la segunda estructura de madera más grande de Japón después de la sala del Gran Buda del templo Todaiji de Nara.

10 minutos

Santuario Yoshimizu-jinja Dedicado a Go-Daigo

Este santuario, Patrimonio Mundial, está rodeado de misterio. Está dedicado al emperador y figura trágica Go-Daigo, pero los arqueólogos también creen que es aquí donde estableció su palacio en el exilio. Con hermosas vistas de las montañas circundantes, pronto descubrirás por qué el famoso señor de la guerra del siglo XVI, Toyotomi Hideyoshi, celebró una fiesta de hanami, u observación de flores, en este lugar.

+ 2 horas y 39 minutos

Camina hasta la estación de Yoshino y toma la línea Kintetsu Yoshino. Cambia a la línea JR Wakayama en la estación de Yoshinoguchi y bájate en la estación de Nara (cambia a la línea JR Sakurai en la estación de Takada). Pasea hasta el parque Nara.

Parque de Nara Descubre los lugares sagrados de Nara rodeado de flores

Junto con el monte Yoshino , la antigua capital de Nara es uno de los cien sitios principales del país para ver la floración de los cerezos. El templo Todaiji, el santuario Kasuga Taisha y el templo Kofukuji se concentran en el parque de Nara .

El impresionante templo Todaiji (también conocido como la sala del Gran Buda), que tiene una escultura de bronce de 57 metros de altura, fue construido inicialmente a principios del siglo VIII por orden del emperador Shomu, quien intentó establecer el budismo como religión nacional. Aunque en la actualidad es solo un tercio de su tamaño original, el templo Todaiji sigue ostentando el título del edificio de madera más grande del mundo.

La historia de Kasuga Taisha se remonta atrás más de mil años, habiendo servido como santuario dedicado al clan Fujiwara. Este majestuoso santuario es una prueba de la influencia que los Fujiwara ejercieron sobre la corte imperial. Una extraordinaria hilera de 3000 farolillos recorre el camino hasta el santuario y la traducción de su nombre, «santuario de primavera», le va como anillo al dedo, ya que este es otro lugar ideal para contemplar la floración.

El templo Kofukuji , también relacionado con el clan Fujiwara, ya no es el enorme complejo que fue en su día, pero tiene una fuerte carga simbólica para el país. Su pagoda de cinco pisos es original y data del siglo XV. Entre otros muchos tesoros, aquí encontrarás la elegante imagen de seis brazos y tres caras de Ashura, uno de los protectores de Buda.

Día 2

35 minutos o 50 minutos

Los trenes rápidos limitados te llevan a Kioto desde la estación de Kintetsu-Nara en sólo 35 minutos. Otra posibilidad es el servicio rápido JR Miyakoji, que sale de la estación de JR Nara y tarda unos 50 minutos hasta la estación de Kioto.

Kioto Explora el este de Kioto por el sendero de los cerezos en flor

La antigua capital imperial de Kioto es una de las pocas ciudades que quedaron intactas tras la Segunda Guerra Mundial. Este es el lugar idóneo para contemplar tranquilos jardines de templos, ver teatro y danza tradicionales, visitar talleres artesanales, disfrutar de la alta cocina y mucho más.

El Tetsugaku-no-Michi, o Camino de la Filosofía , es una ruta muy agradable que bordea un canal bordeado de cerezos, con vistas a las colinas de Higashiyama en la distancia. Comienza tu paseo después de una visita al templo Ginkakuji , el «Pabellón de Plata», a 5 minutos a pie del canal. Es especialmente popular por sus hermosos cerezos Somei Yoshino, que también atraen a multitudes. Un tranquilo paseo por aquí durante las primeras horas del día es algo muy recomendable.

A poca distancia del final del Camino de la Filosofía entrarás en el complejo del templo Nanzenji , uno de los templos zen más importantes de Japón. Su enorme puerta Sanmon de madera conmemora a los caídos en el asedio del castillo de Osaka en 1626, lo que aseguró la sucesión del señor de la guerra, Toyotomi Hideyoshi. Sube hasta lo alto de la puerta para disfrutar de una vista aún mejor de sus hermosos colores.

Pendiente de Keage

Un camino tras el acueducto de ladrillo de Nanzenji conduce a la pendiente de Keage. Los visitantes pueden caminar libremente por este romántico lugar, una vía ferroviaria abandonada rodeada de cerezos que transcurre entre antiguos canales navegables.

20 minutos

Santuario Heian-jingu Los cerezos llorones de Heian-jingu

Al pasar por la gigantesca puerta torii, puede que te preguntes por qué el santuario Heian-jingu es tan distinto de otros santuarios de Kioto. Este es una réplica de 1895 del palacio imperial original y su arquitectura se acerca más a la de la antigua China. Atraviesa el enorme patio para llegar a los jardines, donde encontrarás sus famosos cerezos llorones, que también puedes admirar desde una pasarela cubierta sobre uno de sus estanques.

A poca distancia del santuario Heian-jingu se encuentra el sereno complejo del templo Kurodani, ubicado en la cima de una colina, y un poco más allá el templo Shinnyodo, que cuenta con singulares variedades de cerezos.

Día 3
Templo Kiyomizudera Observa los cerezos yama-zakura de montaña en la ladera de la colina

Ubicado en la ladera de una montaña, la extraordinaria arquitectura de la sala principal del templo Kiyomizudera lo convierte en una visita obligada, no solo por la compleja red de pilares que sostienen su gran plataforma, sino también porque es un ejemplo temprano de arquitectura resistente a terremotos construida sin un solo clavo. Es buena idea comenzar la visita temprano y prepararse para caminar cuesta arriba durante un buen rato para llegar hasta él. El yama-zakura de montaña con pétalos blancos es la variedad principal de cerezo que verás aquí.

20 minutos

Camina hasta la parada de Kiyomizu-michi y toma un autobús hasta la parada de Gion. El parque Maruyama se encuentra a 5 minutos a pie pasando por el santuario Yasaka. Otra posibilidad es caminar 20 minutos más allá de Sannenzaka y Ninenzaka.

Parque de Maruyama Un descanso entre las flores del parque

El parque de Maruyama es uno de los favoritos de los habitantes de Kioto, que en primavera acuden en masa para hacer pícnic bajo sus cerezos. Supone un alto espectacular en el camino entre visitas a templos cercanos como Chionin y Shorenin. Si estás en Kioto en marzo, no te pierdas el Festival Higashiyama Hanatoro , durante el cual el parque y sus alrededores están iluminados con miles de farolillos.

10 minutos

Gion Shirakawa Disfruta de las flores tenuemente iluminadas a lo largo del río Shirakawa

Gion es una zona que se recomienda visitar de noche, y es aún más especial en este tramo a lo largo del río Shirakawa. Al caminar esta calle podrás observar el interior de las exclusivas casas del té al otro lado, contemplar siluetas con kimono paseando por las calles adoquinadas y, por supuesto, admirar las flores tenuemente iluminadas. También es muy probable que veas geiko (geishas) a medida que avanza la noche.

Más Para Explorar
Lago Biwa Una excursión desde Kyoto a solo 10 minutos en tren

Se cree que el lago Biwa , formado hace al menos 4 millones de años y muy conocido por su biodiversidad, es uno de los lagos más antiguos del mundo. Hay mucho que hacer en el distrito del lago en la prefectura de Shiga , como por ejemplo ir de isla en isla, cruceros y acampada. Se puede llegar a la estación de Otsu, el centro de acceso principal, en 10 minutos desde la estación de Kioto en la línea JR Tokaido, lo cual lo convierte en una gran excursión de día o escapada de una noche desde Kioto. El canal del lago Biwa es un lugar muy popular para contemplar los cerezos en flor.