Hiroshima_03 Hiroshima_03

ITINERARIOS Hiroshima en otoño Miyajima

Conoce santuarios sagrados e inolvidables monumentos conmemorativos

Una visita a Hiroshima te ayudará a profundizar en la historia y el patrimonio de Japón. Desde el ambiente místico del santuario «flotante» de Miyajima hasta la sobria belleza del Parque Conmemorativo de la Paz, Hiroshima es encantadora e inolvidable.

Aspectos destacados

    La imagen de la gran puerta torii «flotando» en el agua en el santuario Itsukushima-jinja
    Las exposiciones del Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, que invitan a la reflexión
    El famoso okonomiyaki de Hiroshima, un sustancioso cruce entre los fideos fritos y una tortita salada

Cómo llegar

Desde Tokio: 4 horas y 5 minutos

Toma el tren bala Tokaido-Sanyo desde las estaciones de Tokio o Shinagawa hasta la estación de Hiroshima.

Desde Osaka: 1 hora y 25 minutos

Toma el tren bala Tokaido-Sanyo desde la estación de Shin-Osaka.

Miyajima
IT005
Monte Misen
IT005
Hiroshima
Hiroshima Peace Memorial Museum
Museo Conmemorativo De La Paz De Hiroshima
IT005
Jardín De Shukkeien
Osaka Aquarium Kaiyukan
Osaka
Día 1

+ 50 minutos

Toma la línea JR Sanyo hasta la estación de Miyajimaguchi y luego toma el ferri hacia Miyajima.

Miyajima La mística isla de santuarios de Hiroshima

La isla de Miyajima , a la que se accede por ferri, es un lugar sagrado desde la antigüedad. Alberga varios santuarios hermosos y es una sencilla excursión de un día y una visita obligada. El santuario Itsukushima-jinja , Patrimonio Mundial construido hace 800 años, se encuentra elevado sobre el agua. Los pasillos cubiertos conectan los distintos edificios del santuario. La icónica puerta otorii, o gran torii, sobresale en la bahía y es accesible con marea baja. Por la noche el santuario está iluminado, lo que hace que parezca sacado de un cuento de hadas.

En lo alto de la colina sobre la isla, Goju-no-To (pagoda de cinco pisos) ofrece vistas al santuario Itsukushima-jinja y al mar interior de Seto. Originalmente construido en 1407 para honrar al Buda de la medicina, su exterior lacado en rojo intenso y sus intrincadas tallas y pinturas en el interior quedan realzados por los brillantes tonos rojos y dorados de las hojas en otoño.

El santuario Houkoku-jinja, con su construcción abierta y amplia, es el lugar perfecto para relajarse y contemplar los colores de cada estación. A veces se le llama Senjokaku, o «sala de las 1000 esterillas», por su amplio espacio diáfano. Pese a que el gran señor de la guerra Toyotomi Hideyoshi comenzó a construir el santuario en 1587, este nunca se completó, dejándolo abierto a las brisas.

20 minutos

La estación inferior del teleférico y el parque Momijidani se encuentran a 20 minutos a pie de la terminal de ferris de Miyajimaguchi.

Monte Misen Una explosión de color estacional

El monte Misen, el punto más alto de la isla, se ha considerado sagrado desde la antigüedad. Se puede acceder a la cumbre por el teleférico de Miyajima, que parece flotar sobre la isla.

En la parte baja de este se encuentra el parque Momijidani, que cuenta con unos 700 arces que adquieren un color rojo brillante desde mediados hasta finales de noviembre.

Desde la terminal superior del teleférico, varios senderos te llevan a los principales lugares de interés turístico.

Se dice que Misen Reika-do es donde el legendario monje budista Kukai (también conocido como Kobo Daishi) se sometió a un riguroso entrenamiento ascético durante 100 días. También se dice que el fuego que encendió en ese momento sigue ardiendo en Reika-do después de casi 1200 años. Este se usa como llama piloto para el Memorial de la Paz de Hiroshima.

Continúa hasta el mirador de Shishiiwa en la cumbre para disfrutar de unas vistas panorámicas de la isla a 535 metros de altura sobre el nivel del mar.

Tras volver en el teleférico, puedes regresar a Hiroshima o quedarte en Miyajima. En la isla hay varias posadas y hoteles en los que podrás pasar la noche. La mayoría están situados cerca de la zona del puerto, en el norte de la isla.

Día 2

ferri 50 minutos

Toma un ferri de 10 minutos de Miyajima a Miyajimaguchi, y después cambia a la línea principal JR Sanyo hasta la estación de Hiroshima, que tarda 29 minutos.

Hiroshima Una ciudad histórica en la que prevalece la paz

Hiroshima es una ciudad hermosa y compacta rodeada de mar y montaña que no evita su trágico pasado. En lugar de eso, al rendir homenaje a su historia y abrazar la paz, Hiroshima da la bienvenida a los visitantes con calidez.

16 minutos

Desde la estación de Hiroshima, toma el tranvía de Hiroden a la estación de Genbaku Dome-mae.

Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima Un símbolo de paz y una ciudad renacida

Es imposible olvidar lo que le pasó a la ciudad a las 8:15 del 6 de agosto de 1945. Hiroshima tiene el dudoso honor de ser la primera ciudad en ser atacada con una bomba atómica y una de las dos únicas en la historia. La Cúpula de la Bomba Atómica de Hiroshima , increíblemente bien conservada, estaba justo debajo de la explosión y se ha convertido en un conmovedor recordatorio de lo sucedido.

El Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima analiza la amenaza de las armas nucleares con recordatorios muy personales. En las cercanías, el Parque Conmemorativo de la Paz alberga la Campana de la Paz, el Cenotafio para las Víctimas de la Bomba Atómica y el Monumento a la Paz de los Niños. El parque emplea un diseño rígido y moderno para conmemorar estos trágicos acontecimientos y abogar por un futuro libre de armas nucleares. El 6 de agosto de cada año se celebra en el parque una ceremonia conmemorativa.

11 minutos

Toma el autobús Meipuru-pu desde la parada del Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima hasta la parada de Shukkeien Garden.

Jardín de Shukkeien Un mundo en miniatura, un gran castillo y un distrito dedicado a la comida

El jardín de Shukkeien, creado para el daimyo de Hiroshima en 1619, fue diseñado por el maestro del té Ueda Soko a semejanza de un paisaje real a pequeña escala. Pasea por el estanque, salpicado de pequeñas islas, y relájate en las casas del té de paja. Visita la ciudad durante el Festival de las Hojas de Arce a finales de noviembre para disfrutar del vívido follaje en su mejor momento.

Un corto paseo te llevará al castillo de Hiroshima , construido en 1599. Aunque fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, ha sido restaurado fiel a su grandeza original. El castillo alberga ahora un museo con artefactos históricos de familias samurái locales.

Okonomimura Village está a solo unos minutos de la estación de Hiroshima en tranvía. El área está especializada en la comida más típica de Hiroshima: okonomiyaki . En su día, estaba llena de pequeños vendedores ambulantes. Ahora, en cambio, encontrarás unos 25 restaurantes en un solo lugar, cada uno con su propia interpretación de este famoso plato.

Más Para Explorar
Osaka La segunda ciudad de Japón

Audaz, atrevida y amigable, Osaka es conocida por su cultura gastronómica y sus amables residentes. A poco más de 1 hora de Hiroshima en shinkansen, la ciudad ofrece una mezcla de compras, lugares históricos y populares formas de entretenimiento.