No tienes que imaginarte cómo era el Japón del siglo XVII, ven a descubrirlo a Magome-juku

Magome-juku y la vecina localidad de Tsumago-juku , en la prefectura de Gifu , fueron en su día dos destacadas ciudades que servían como estaciones de descanso de la antigua carretera de Nakasendo que conectaba Tokio y Kioto. En la actualidad, las dos localidades se conservan perfectamente como auténticos «museos al aire libre».

No te pierdas

  • Un recorrido por las calles adoquinadas de Magome-juku
  • El museo dedicado al novelista de la zona, Toson Shimazaki
  • La colina desde donde observar la carretera de Nakasendo

Cómo llegar

La forma más práctica de llegar a Magome-juku es desde la estación de Nagoya, desde

donde se puede tomar el tren rápido Shinano de la línea principal JR Chuo hasta Nakatsugawa. Desde ahí, hay un servicio regular de autobuses hasta Magome-juku, que, a su vez conecta con Tsumago-juku. También, puedes coger el tren en Nakatsugawa con destino a la estación de Nagiso, desde donde salen autobuses a Tsumago y Magome.

Para los más aventureros, la ruta que conecta Magome-juku y Tsumago-juku se puede recorrer entre 2 horas y 2 horas y media.

El secreto mejor guardado

La carretera de Nakasendo era la ruta de montaña más septentrional entre Tokio y Kioto. A su paso, atravesaba 69 ciudades que servían como posadas para los viajeros, a los que se les ofrecía alojamiento, comida y entretenimiento.

Esta ruta, que las guías de viaje solían ignorar por encontrarse demasiado lejos de las habituales, se ha recreado tal y como era en el periodo Edo (1603-1867), ofreciendo a los visitantes una mirada al Japón de antes de la era moderna.

El paraíso de cualquier fotógrafo

Un autobús desde la estación de Nakatsugawa te deja al comienzo de una calle adoquinada que recorre el pueblo cuesta arriba, atravesando anchos canales y enormes molinos de agua en funcionamiento, y rincones llenos de flores de temporada para que no dejes de sacar fotografías.

Artesanía y cultura regional

Muchas tiendas venden productos locales, desde cerámica hasta sake, y también encontrarás muchas cafeterías y restaurantes de fideos. Frente a la oficina de turismo hay un museo dedicado al novelista oriundo Toson Shimazaki (con muy poca información en inglés). Algunos de sus libros están traducidos.

La fusión del pasado y del presente

Hoy en día, la localidad de Magome-juku sigue viva, con casas habitadas, lo que le da a la zona un ambiente auténtico que recuerda al de hace 400 años.

Esto significa que debes de ser precavido a la hora de sacar fotografías y explorar, ya que las casas privadas no son exposiciones. Los edificios están señalizados en función de si su uso es público o privado.

Como en tu casa

Si tienes tiempo, en una localidad a medio camino entre Nagatsugawa y Magome-juku, alejada del ajetreo de los turistas, hay una casa de huéspedes desde donde es una delicia ver el sol salir y ponerse detrás de las cimas de las montañas.

El mejor lugar desde el que contemplar la zona es un mirador en lo alto de la colina a la salida del pueblo. Desde ahí, se ve Nakasendo abriéndose paso entre bosques y arrozales, imponentes cascadas y caseríos con molinos de agua muy bien conservados.

Cerca de Magome (Nakasendo)

Magome-juku Historia
Magome (Nakasendo) Nakatsugawa-shi, Gifu-ken
Tsumago-juku Historia
Tsumago (Nakasendo) Kiso-gun, Nagano-ken
Tsukechi-kyo Valley Naturaleza
Garganta De Tsukechi Nakatsugawa-shi, Gifu-ken
Tenryu-kyo Valley Area Naturaleza
Valle De Tenryukyo Iida-shi, Nagano-ken
Naturaleza
Garganta De Garyu Iida-shi, Nagano-ken
Senjojiki Cirque at Japanese Central Alps Naturaleza
Circo De Senjojiki Komagane-shi, Nagano-ken