Pueblo remoto de la era feudal donde el tiempo se detiene

En la antigua ruta comercial Nakasendo y fronterizo con la prefectura de Gifu en el valle de Kiso, la pequeña localidad de Tsumago sigue siendo uno de los pueblos más vírgenes de Japón. Visita el precioso valle de Kiso y disfruta del pasado feudal de Japón.

No te pierdas

  • La bonita caminata entre Tsumago y la localidad vecina y bien conservada, Magome
  • Explorar las antiguas cascadas de la zona
  • Visitar Rekishi Shiryokan, un museo histórico bien señalizado en inglés, centrado en la ciudad y el valle de Kiso

Cómo llegar

La estación de Nagiso es la forma más fácil de llegar a la zona desde los vecinos centros urbanos principales.

En la estación de Tokio, toma el tren bala Tokaido a Nagoya y, a continuación, haz transbordo al tren rápido Shinano hasta la estación de Nagiso. Desde la estación de Nagiso, Tsumago está a 10 minutos en autobús. Los autobuses pasan con poca frecuencia, pero hay taxis disponibles. También puedes hacer senderismo desde el pueblo vecino de Magome, en la prefectura de Gifu, que delimita la entrada sur de Nakasendo.

Datos breves

Durante el día, no se permite la entrada de los coches en la carretera principal del pueblo

Hoy en día, Tsumago se considera uno de los pueblos mejor conservados de Japón

Las líneas eléctricas del pueblo están ocultas para mantener su atmósfera del viejo mundo

Donde los lugareños detuvieron el tiempo

Tsumago es la increíble historia del triunfo de la iniciativa. El pueblo era la estación número 46 de la ruta Nakasendo, una ruta comercial del período Edo (1603-1867) que conectaba Kioto y Edo, el actual Tokio. En 1968, cuando el desarrollo urbano de Japón estaba en pleno auge, el consejo local decidió preservar su calle principal para la posteridad, prohibiendo incluso los coches en la calle principal durante el día y ocultando las líneas telefónicas y los cables eléctricos.

Historia viva

Mientras que los castillos y templos de Japón exaltan la élite del pasado, la calle principal de casas de madera humildes de Tsumago-juku muestra una visión de la vida más local. Con muchas tiendas, restaurantes y posadas, no te olvides de visitar Rekishi Shiryokan, un museo histórico bien señalizado en inglés con exposiciones sobre la ciudad y el valle de Kiso.

Explora la ruta Nakasendo

Tsumago es lo suficientemente pequeño para verlo en medio día. Una opción bastante agradable es hacer una excursión panorámica por Nakasendo hasta el cercano y muy bien conservado pueblo de Magome. Se tarda 3 horas en recorrer los 9 kilómetros y disfrutarás de bonitos paisajes de bosques de cipreses y comunidades agrícolas idílicas.

Admira las cascadas antiguas

No muy lejos de Tsumago-juku, encontrarás un par de cascadas pintorescas: Otake y Medaki. Llamadas «Cataratas de los hombres» y «Cataratas de las mujeres», sus nombres probablemente proceden de antaño, cuando se utilizaban como zonas de baño separadas.

Historia oculta en cada esquina

Hay letreros históricos ocultos en el sendero que contribuyen a la atmósfera de épocas pasadas. En las entradas de Tsumago y Magome hay tablones de anuncios llamados kosatsu, con la normativa y los decretos del gobierno militar en el poder. Romper estas reglas habría tenido graves consecuencias en el pasado.

Más allá

Vale la pena pasar un fin de semana o una noche en una de las posadas locales de Tsumago para apreciar plenamente el ambiente, una vez que la multitud desaparece. Pasea entre los edificios antiguos con sus faroles encendidos y siéntete como si hubieras retrocedido en el tiempo

.

Cerca de Tsumago (Nakasendo)

Tsumago-juku Historia
Tsumago (Nakasendo) Kiso-gun, Nagano-ken
Magome-juku Historia
Magome (Nakasendo) Nakatsugawa-shi, Gifu-ken
Tsukechi-kyo Valley Naturaleza
Garganta De Tsukechi Nakatsugawa-shi, Gifu-ken
Tenryu-kyo Valley Area Naturaleza
Valle De Tenryukyo Iida-shi, Nagano-ken
Naturaleza
Garganta De Garyu Iida-shi, Nagano-ken
Senjojiki Cirque at Japanese Central Alps Naturaleza
Circo De Senjojiki Komagane-shi, Nagano-ken