Calle Kokusai-dori 国際通り

KOKUSAI DORI
KOKUSAI DORI

Perros león, un fuerte licor de serpiente y compras, comida y diversión hasta las tantas de la madrugada

Acércate al corazón de Naha y recorre los 2 kilómetros por los que se discurre la bulliciosa calle de Kokusai-dori.

Aquí encontrarás de todo lo que buscas tanto si te apetece hacer turismo, como ir de compras, comer, beber o incluso bailar.

No te pierdas

  • Actuaciones callejeras de música y bailes tradicionales de Okinawa
  • Habushu, una bebida con una víbora en el interior de la botella
  • Heiwa Dori, una galería cubierta frente a Kokusai-dori
  • El mercado de productores al final de Ichiba-hondori

Cómo llegar

La calle Kokusai-dori se encuentra en el centro de Naha, cerca de la estación de autobuses y fácilmente accesible también en monorraíl.

Desde el aeropuerto de Naha, toma el monorraíl de Okinawa hasta la estación de Asahibashi o hasta la de Makishi, situada en el extremo opuesto de la calle Kokusai-dori.

Datos breves

La mayoría de tiendas no cierra hasta las 23:00

La vida nocturna en Kokusai-dori continúa hasta el amanecer

La calle está cerrada al tráfico los domingos

De un pantano a ser la arteria principal de la ciudad

Mientras recorres la animada y colorida calle Kokusai-dori, te resultará difícil de creer que antes de la Segunda Guerra Mundial era un mero camino pantanoso. La transformación comenzó durante la ocupación estadounidense de Okinawa, que duró hasta 1972, cuando las islas se devolvieron a Japón.

Su nombre significa literalmente «calle internacional», en honor al Teatro Internacional Ernie Pyle, un cine al que solían acudir los numerosos militares estadounidenses desplegados allí después de la guerra.

Abierta día y noche

Kokusai-dori es verdaderamente una calle que nunca duerme, a menos que la visites entre las 5:00 de la mañana, cuando cierran los últimos bares, y las 10:00, cuando comienza el nuevo día. Aparte de esas horas, la calle es una auténtica colmena de dos kilómetros de longitud donde la actividad es constante.

Las marcas, cadenas comerciales y tiendas diversas presentes en todo el mundo también lo están en Kokusai-dori. Pero el verdadero ambiente lo crean sus múltiples tiendas locales, restaurantes, vendedores callejeros, mercados cubiertos y artistas.

El mejor momento para poder disfrutar de alguna de las actuaciones callejeras es el sábado por la noche, cuando Kokusai-dori se encuentra en pleno apogeo. El domingo también es un buen día para visitarla, porque es el único día de la semana que está cerrada al tráfico. Hay espectáculos y artistas para todos los gustos, desde tragafuegos hasta estrellas de pop emergentes o bailarines folclóricos.

Una bebida que muerde

Entre los numerosos cafés, restaurantes, bares y puestos de la calle Kokusai-dori, tienes multitud de opciones donde probar una de las especialidades de Okinawa, el awamori.

Se trata de un licor elaborado a base de arroz similar al shochu, una bebida espirituosa japonesa. La mayoría de las marcas tienen una graduación de alcohol de entre el 25 y el 30 %, pero otras pueden llegar a tener hasta un 60 % y ser inflamables.

Si deseas arriesgarte un poco más, es posible que quieras probar el habushu, un awamori en el que se pone a macerar una serpiente habu —una víbora de Okinawa de la familia de la serpiente de cascabel— para dar a la bebida un sabor distintivo y, según dicen algunos, un valor añadido. La serpiente habu puede aparearse durante períodos ininterrumpidos de hasta 26 horas y se dice que el habushu puede tener un efecto similar en los seres humanos.

Un galería de espíritus benignos

Asegúrate de que el bullicio de Kokusai-dori no te haga pasar por alto Heiwa-dori, una galería cubierta situada hacia la mitad de la calle y que se extiende hacia la derecha. Aquí, los precios suelen ser un poco más bajos que en la calle principal y en algunas de las tiendas incluso podrás regatear. En esta galería encontrarás muchas tiendas y puestos pequeños que venden ropa tradicional, cerámica, carne y pescado frescos, y estatuas shisa de todos los tamaños.

La shisa es una criatura mítica —medio perro, medio león— que representa la esencia de la tradición de Okinawa. Es posible que sus rostros torcidos te recuerden al aspecto de las gárgolas, pero en realidad son espíritus benignos que protegen del mal. Seguramente las verás expuestas de dos en dos, una con su grotesca boca abierta —para alejar a los malos espíritus— y la otra con la boca cerrada para retener a los buenos espíritus.

Además de Heiwa-dori, no olvides visitar Ichiba-hondori, una estrecha calle comercial donde se instala un mercado con productos locales. También merece la pena visitar Mutsumi-dori.

Cerca de Calle Kokusai-dori

KOKUSAI DORI De Compras
Calle Kokusai-Dori Naha-shi, Okinawa-ken
DFS Galleria Okinawa De Compras
T Galleria Naha-shi, Okinawa-ken
Shuri Castle Historia
Castillo De Shuri Naha-shi, Okinawa-ken
Himeyuri Memorial Tower Historia
Torre Conmemorativa De Himeyuri Itoman-shi, Okinawa-ken
Mihama American Village Cultura
Pueblo Estadounidense De Mihama Nakagami-gun, Okinawa-ken
Okinawa Prefectural Peace Prayer Museum Historia
Museo Conmemorativo De La Paz De La Prefectura De Okinawa Itoma-shi, Okinawa-ken