Utilizar icono en páginas para añadir a favoritos

¿Planeas un viaje a Japón?

Comparte tus fotos de viaje con nosotros añadiendo el hashtag #visitjapanjp a tus imágenes

Favoritos

Experiencias viajeros Damián Quintero, medalla de plata en kata - Tokyo 2020: “todos los lugares que he visitado de Japón tienen algo distinto y todos me gustaron a su manera”.

Damián Hugo Quintero Capdevila, más conocido como Damián Quintero, es uno de los mejores karatekas del mundo y uno de los deportistas españoles más populares.

Damián se ha ganado el cariño y el respeto de todos los españoles gracias a su carisma y a sus éxitos cosechados a lo largo de su carrera deportiva. Durante los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 se colgó la medalla de plata gracias a una espectacular actuación en la modalidad de kata en el estreno del kárate como deporte olímpico.

Nació en Argentina en 1984 pero, cuando tenía cinco años, se mudó a España y vivió durante toda su juventud en Málaga. Durante toda su vida no ha parado de competir e, incluso, ha tenido tiempo de sacarse la carrera de Ingeniería Aeronáutica. En esta entrevista nos cuenta un poco más sobre su vida, el kárate, su relación con Japón y… ¡su último libro!

 

 

Lo primero de todo, ¿cómo un joven residente en Málaga se inicia en una disciplina deportiva como el kárate?

Bueno, realmente un poco de casualidad. Era un poco travieso de pequeño y mis padres decidieron apuntarme en un deporte que tuviera mayor disciplina y autocontrol. También coincidía que el dojo donde empecé estaba justo en frente del colegio donde estudié, con lo cual, era más fácil tener esta actividad al salir de clase.

 

 

 ¿Cuándo visitaste Japón por primera vez? ¿Cómo fue ese primer viaje?

Fue en noviembre de 2008 y viajé para competir en el Campeonato del Mundo que se celebró en Tokio. Fue un viaje muy especial, imagínate vivir un campeonato de ese nivel en el país donde nació el kárate… Hicimos una concentración previa de once días allí, con lo cual, nos dio tiempo a visitar alguno de los barrios más populares de la ciudad, Akihabara, Shibuya, Roppongi… además de los dojo y la universidad donde nos dejaron entrenar. Fue mi primera vez en el “templo del kárate”: el Nippon Budokan, donde 13 años después conseguí la medalla olímpica.

 


 Nippon Budokan

 

Has competido en varias ocasiones en Tokio y Okinawa. ¿Qué ciudades has podido visitar en tus viajes? ¿Cuál fue la que más te gustó?
Al viajar siempre por competición o entrenamiento, me ha sido difícil visitar más ciudades de las que me hubiera gustado. Tokio, como he comentado antes, fue la primera, Naha, Okinawa, Fujinomiya son algunas. Tengo que admitir que cada una de ellas tienen algo distinto y, por tanto, todas me gustaron a su manera.

 


Naha

 

Okinawa es la cuna del kárate, ¿cómo te sientes entrenando allí? ¿Tienes un lugar favorito en las islas?

Siempre es especial entrenar allí, donde realmente empezó todo. Además, me gusta porque las condiciones de calor y humedad que hay en la isla me favorecen y eso me hace rendir mejor. Hay lugares muy bonitos, como es su calle principal, Kokusai Dori, pero me quedo con el castillo de Shuri, es impresionante.
 


Okinawa

 

Tras los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, imaginamos que la capital japonesa guardará un lugar muy especial en tu corazón. ¿Cómo fueron esos días?

¡Desde luego que sí! Es un sueño hecho realidad y no hubiera habido mejor sitio para realizarlo. Fueron días muy intensos, sobre todo los cinco últimos que pasamos en la villa olímpica antes de competir. Los nervios del torneo, el miedo al contagio por covid y quedarte sin participar, muchos días sin ver a la familia, y el pensamiento de que solo existía esa oportunidad para conseguir la medalla en unos JJOO… En definitiva, un cúmulo de sentimientos y sensaciones que acabaron de la mejor manera posible.

 


 Damián Quintero con los voluntarios en la Villa Olímpica


Durante los JJOO estuvisteis alojados en Fujinomiya, ¿cómo fue la experiencia? ¿Disfrutas más de las grandes ciudades con mil planes o de esas localidades más pequeñas llenas de encanto?

Gracias a un convenio que firmó la federación con la ciudad, pudimos viajar durante el ciclo olímpico varias veces para entrenar allí e ir acostumbrándonos a lo que nos íbamos a encontrar en los JJOO. El año de los juegos nos sirvió, además de para entrenar los días previos, para guardar la cuarentena exigida por el gobierno japonés, con lo cual estuvimos más de 14 días antes en Japón y esto nos permitió rendir al 100% durante los juegos. La gente de Fujinomiya es encantadora y nos trataron realmente bien, parecíamos futbolistas allí. La verdad que les guardo un cariño especial.
En cuanto al tipo de ciudades, bueno, me gustan ambas. El ruido y la tranquilidad. Pero he de decir que desayunar viendo desde la venta el monte Fuji es impresionante.
 


Monte Fuji


¿Qué es lo que más te llama la atención de la cultura japonesa?

Quizás el gran respeto que se tiene a los mayores. Además del orden y la rectitud con la que se realizan las cosas en general.


 

¿Cuál es tu comida japonesa favorita?
Obviamente el sushi, pero soy muy fan de ramen también.

 


 
Si pudieras ir a la Japón por un viaje de placer, no para competir, ¿cuál sería el primer lugar al que te gustaría ir?

Entiendo que, si no conociera, empezaría por Tokio. Pero tengo muchas ganas de visitar Kioto, Osaka y el norte de Japón.

 
Osaka


¿Cómo es tu relación con los karatekas japoneses?

Cordial, de respeto. La verdad que el idioma es un problema, no hablan mucho inglés y menos español. Pero existe una buena rivalidad, que nos hace crecer a unos y a otros.


¿Has adoptado algún aspecto de la cultura o tradición japonesa en tu día a día?

Yo creo que sin quererlo sí. Son 31 años practicando kárate y estoy seguro que el carácter y la persona que soy hoy en día es gracias a él, a los valores que me ha inculcado como filosofía de vida.
 
 

Recientemente has publicado el libro Aventuras en Japón: El camino de los Oscuros. ¿Cómo surge la idea de escribir un libro?

Bueno a raíz de competir en los JJOO y sorprenderle a la editorial Harper Collins el kárate, se pusieron en contacto con la agencia que me representa y nos propusieron la idea. La verdad que me gustó desde el primer momento. Es una idea distinta a lo que solemos ver últimamente de los deportistas y lo vi como una manera de fomentar el kárate, el deporte y los valores que transmite.


 

Adelántanos un poco, ¿de qué va?

Es una aventura de 4 karatekas que compiten en España y se clasifican a un torneo internacional en Japón, concretamente Okinawa. Son compañeros, pero existe rivalidad entre ellos, pero según va avanzando el libro se dan cuenta que por si solos no son capaces de conseguir el objetivo, que no es más que recuperar el libro sagrado del kárate, Bubishi, robado por los Oscuros. Así, se dan cuenta que cada uno de ellos tiene su habilidad especial y que uniéndose lo conseguirán. La historia trascurre en el castillo de Shuri, no hay mejor lugar. No adelanto más que hay que leerlo.

 

¿Qué papel tiene Japón en esta historia?

Japón es el país donde el nació kárate, con lo cual es el medio principal del libro. Donde los protagonistas están deseosos de llegar y aprender más y más sobre el kárate. Es donde realmente está la historia de nuestro deporte.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de escribir? ¿Te animarás con más obras?

Pues muy instructiva a la vez que me ha hecho recordar cosas de mis inicios, de hecho, las primeras páginas del libro son muy parecidas a mis primeras aventuras dentro de este mundo.
¿Por qué no? Ya hay gente que lo ha leído y que quiere segunda parte, así que ¡es probable!


LOS FAVORITOS DE JAPÓN DE DAMIÁN QUINTERO


•    Un dulce: Dorayaki
•    Un lugar: Nippon Budokan
•    Un templo/santuario: Segen Taisha en Fujinomiya
•    Estación del año: Otoño
•    Aspecto de la cultura japonesa: Respeto y hospitalidad
•    Razón por la que viajar a Japón: Es un país y una cultura de la que hay mucho que aprender.

 

Please Choose Your Language

Browse the JNTO site in one of multiple languages