Utilizar icono en páginas para añadir a favoritos

¿Planeas un viaje a Japón?

Comparte tus fotos de viaje con nosotros añadiendo el hashtag #visitjapanjp a tus imágenes

Favoritos

Rutas para recorrer Japón en coche

Alquilar un coche o una auto-caravana para recorrer Japón es una fantástica idea para explorar las zonas más remotas del país, llegar a increíbles paisajes escénicos solo accesibles por carretera o simplemente, para disfrutar de un viaje completamente flexible que te permita ir adaptando tu itinerario a los lugares que se cruzan en tu camino.

Una vez que has decidido que vas a hacer un road-trip en Japón y conoces toda la información necesaria para conducir en Japón, la pregunta más importante es "¿dónde vamos?". La respuesta es “a cualquier parte”, sin embargo, hay algunas rutas que son particularmente especiales. ¡Conócelas en este post!

Patchwork Road en Biei (Hokkaido)

Biei es uno de los paisajes más pintorescos de Hokkaido durante el verano, sus campos forman un mosaico de diferentes colores y suaves colinas que parecen no tener fin.

Hay dos carreteras de conducción icónicas en Biei, Patchwork Road y Panorama Road, y cada una ofrece su propia experiencia de conducción única a través del impresionante paisaje de inmensos campos de lavanda, girasoles, amapolas, cosmos y salvia púrpura. Recuerda que los campos son terreno privado y no puede entrarse en ellos, sin embargo, son muchos los agricultores que dan permiso para pasear por sus parcelas.

Si te animas a visitar este el área, no puedes dejar de visitar por la cascada Shirahige y el famoso estanque azul (Blue Pond) situado cerca. Este estanque no es natural, sino que surgió tras los trabajos para acabar con los daños que estaban causando las corrientes de lodo del monte Tokachi. El Blue Pond es famoso, precisamente, por su color que oscila entre un turquesa intenso, un verde esmeralda y un azul cobalto, según la estación del año, el viento, las lluvias… pero sobre todo según los minerales que traigan a él las aguas de la cascada Shirahige. En concreto, el color cobalto se debe al hidróxido de aluminio coloidal.

Este estanque es un lugar muy fotogénico, no solo por su color, sino también porque en él crecen alerces y abedules. ¡Una estampa bellísima durante todo el año! Quizá una de las más especiales pueda observarse durante el invierno, cuando nieva y las aguas están congeladas.

El Estanque Azul se encuentra en la carretera Hokkaido Prefectural Road Route 966, que conecta Biei con Tokachidake Onsen, pasando por Shirogane Onsen (otro lugar interesante para hacer una visita pues se dice que sus aguas son curativas para la neuralgia, la arteriosclerosis y las enfermedades de la piel). Puede dejarse el coche en el aparcamiento gratuito que hay junto a la carretera y andar unos 10 minutos hasta el estanque.

[Consejo JNTO]: si vas a conducir por Hokkaido, descarga la app Drive Hokkaido! Ya que incluye una opción de itinerarios por turas panorámicas.

Izu Skyline (prefectura de Shizuoka)

Entre las ciudades de Ito y Atami, se extiende una serpenteante carretera llamada Izu Skyline. Cuenta con multitud de miradores y lugares donde descansar desde los que podrá vislumbrar el Monte Fuji y las montañas de Izu.

Ito y Atami son dos localidades termales junto al mar, un destino genial para hacer una excursión a la naturaleza desde Tokio. El Castillo Atami ofrece una de las mejores vistas aéreas de la ciudad y el océano. Allí podrás probarte trajes del período Edo y contemplar una colección de pintura ukiyo-e. La ubicación del castillo es excelente para admirar los cerezos en flor en primavera y los fuegos artificiales en verano.

Esta carretera puede recorrerse en más o menos una hora, por eso puede ser una buena idea combinar la visita con una jornada en la ciudad termal de Hakone y el lago Ashi. En la pequeña población de Hakone se ubican 17 balnearios con más de 20 tipos de aguas termales diferentes. ¡Muchas de ellas entre las más prestigiosas del país! Es el lugar perfecto para alojarse en un albergue tradicional o ryokan.

Ya que estás en la zona, te recomendamos visitar Owakudani, un valle volcánico con manantiales termales y respiraderos de azufre activos. Un extraño paisaje que emana vapor de todas partes. Si eres capaz de soportar el fuerte olor a azufre y te apetece comer algo diferente, puedes probar uno de los huevos negros que se venden en el valle. Son huevos hervidos en aguas termales y toman su peculiar tonalidad negra debido al azufre. Se dice que comer uno alarga la vida varios años.

Metasequoia Tree Road (prefectura de Shiga)

Esta ruta encantadora tiene apenas 2,4 kilómetros ubicados entre cientos de metasequoias de más de 35 metros de alto que crean un efecto visual realmente curioso. Dependiendo de la estación en que visites la zona, la vista será completamente distinta.

Por esa zona, algo que todos los visitantes deben ver es el lago Biwa, el más grande de Japón. Ya que contáis con coche, os animamos a visitar el Biwako Terrace, un mirador que permite observar la zona desde las alturas. Los amantes de los gatos no pueden perderse Okishima, la única isla del lago que está habitada. La mayoría de sus residentes trabajan en la pesca, lo cual podría explicar por qué hay tantos gatos en la zona, que se alimentan de los despojos de la industria pesquera.

Puente Tsunoshima Ohashi (Shimonoseki, prefectura de Yamaguchi)

Si buscas una experiencia diferente, entonces deberás atravesar el puente Tsunoshima Ohashi. Este conecta la isla principal de Japón (Honshu) con la pequeña isla de Tsunoshima, un lugar perfecto para quienes buscan un lugar tranquilo o acampar. El puente tiene 1.780 metros de largo y es uno de los favoritos de los conductores no solo por el recorrido panorámico sobre las aguas cobalto de la costa, sino por lo que se encuentra al final del puente. Cruzar el puente en coche llevará 70 minutos desde la Chugoku Expressway Shimonoseki IC. ¡Os fascinará!

Si visitas esta área, incluye en tu itinerario la vista del puente desde el parque Amagase, el faro de Tsunoshima y el Santuario Motonosumi Inari. ¡Conozcamos más de estos lugares!

El parque de Amagase tiene su entrada en el extremo del puente situado en Honshu. Es uno de los mejores lugares para fotografiar el puente, relajarse y disfrutar al aire libre.

El faro de Tsunoshima, ya en la isla, cuenta con parking y establecimientos de hostelería y recreo. ¡No te vayas sin probar la especialidad local: los calamares a la parrilla! Tras pagar una barata entrada, podrás subir a la cima del faro, construido por el arquitecto británico Richard Henry Brunton. Las vistas panorámicas os dejarán sin palabras.

Por último, un imprescindible cuando se visita la prefectura de Yamaguchi, es el Santuario Motonosumi Inari, a unos 40 minutos de distancia. Este espectacular santuario es fácilmente reconocible por sus 123 torii bermellón situados un el litoral rocoso con vistas al mar.

Como curiosidad, cuando se llega al final del túnel de torii, el visitante descubrirá como
la caja de ofrendas está colgada en la parte superior de la puerta torii, lo que supone un reto puesto que tendrás que lanzar la moneda y probar tu habilidad. Esta dificultad no es en vano. Se dice que, si eres capaz de hacer la ofrenda metiendo la moneda en la caja, tu deseo se hará realidad.

Carretera sinuosa de Irohazaka (Nikko, prefectura de Tochigi)

Lo que se conoce como Irohazaka son dos carreteras sinuosas ubicadas en las montañas de la prefectura de Tochigi. Conectan las elevaciones más bajas de los alrededores de Nikko con las elevaciones más altas de la región montañosa de Okunikko y el lago Chuzenji.

Aquellos viajeros que busquen conducir por rutas escénicas, les aseguramos que Carretera sinuosa de Irohazaka (Irohazaka Winding Road) cumplirá con sus expectativas. ¡Especialmente si las recorre en otoño! Estas carreteras, llenas de giros y curvas en la montaña, os dejará sin habla.

Dentro de las propias carreteras hay dos zonas que hacen las veces se áreas de descanso: Kurokami Plain y Akechi Plain. En la segunda hay incluso una casa de descanso. También está allí el teleférico Akechidaira, desde donde podrán verse las preciosas Cascadas de Kegon y el lago Chuzenji, los principales atractivos naturales de la zona.

El lago Chuzenji está rodeado por un terrero montañoso y boscoso que incluye establecimientos de restauración, tiendas, baños termales (onsen) e incluso el Museo de Ciencia Natural de Nikko. En la orilla oriental puede visitarse el templo de Chuzen-ji. Por todo el lugar pueden realizarse rutas de senderismo que bordean los 25 kilómetros del lago. Otra opción para los viajeros más activos es coronar los 2-500 metros del monte Nantai (un volcán dormido), un lugar sagrado considerado el hogar de los dioses del santuario Futarasan. La caminata puede hacerse en aproximadamente 7 horas y recompensa al viajero con unas increíbles vistas del lago.

Por su parte, la cascadas de Kegon, de casi 100 de caída, se forma con el agua que cae del lago Chuzenji. Aunque es bonita durante todo el año, destacamos el otoño por los bellos colores de la vegetación o el invierno, cuando puede verse completamente congelada. Eso sí, en verano será una refrescante excursión. Existen varias plataformas de observación: superior e inferior, ambas gratuitas. Para llegar cómodamente hasta el mirador inferior puede tomarse un ascensor cuya tarifa (ascensión y descenso) es de 570 yenes.

Buscar

Categorias

Tags

Please Choose Your Language

Browse the JNTO site in one of multiple languages